No se detiene la violencia en Medio Oriente

Coincidiendo con la visita del canciller Shimon Peres a Estados Unidos para buscar soluciones a la violencia que azota a la región, este miércoles tanques israelíes irrumpieron en un barrio palestino, causando la muerte de un adolescente árabe y la destrucción de 18 casas de un campo de refugiados al sur de la Granja de Gaza.

02 de Mayo de 2001 | 09:54 | AP
RAFAH, Franja de Gaza.- Tanques y aplanadoras israelíes irrumpieron este miércoles antes del amanecer en un campo de refugiados palestinos en el sur de la franja de Gaza, derribaron 18 casas, y causando un enfrentamiento que provocó la muerte de un adolescente, informaron fuentes palestinas.

El derramamiento de sangre ocurre cuando el ministro israelí de Relaciones Exteriores Shimon Peres se prepara para reunirse en Washington con el secretario norteamericano de Estado Colin Powell, a fin de intentar forjar una tregua que ponga fin a siete meses de violencia.

Los tanques israelíes lanzaron proyectiles y dispararon con ametralladoras en la operación nocturna en Rafah, cerca de la frontera con Egipto, dijo el general brigadier Abdel Razek el-Majaida, comandante palestino de seguridad. Médicos de un hospital dijeron que murió Mahmoud Aqel, de 17 años de edad, y que por lo menos 15 palestinos sufrieron lesiones.

Majaida calificó la medida israelí de "peligrosa intensificación" de la violencia. Un testigo, el agrónomo Ahmed Shaer, de 39 años, dijo que las aplanadoras israelíes también arrollaron cultivos e invernaderos, y que los palestinos respondieron disparando cohetes antitanques.

Los palestinos dijeron que las demoliciones ocurrieron en un área que está bajo el control de la seguridad palestina, según los acuerdos actuales. Pero Israel señaló que es responsable de la seguridad en el área.

El teniente coronel Olivier Rafowicz, vocero del ejército israelí, denunció que los palestinos "utilizaban edificios civiles para dispararnos y teníamos que evitar tiroteos futuros desde esas construcciones". Recientemente, Israel ha usado aplanadoras para derribar edificaciones desde las cuales los palestinos disparan y se esconden. Estas medidas han provocado las criticas internacionales, e Israel ha retirado a sus soldados después de las demoliciones.

Por otra parte, miles de personas asistieron a los funerales de Aqel, y de un policía que murió el martes durante otra incursión israelí. Hombres enmascarados dispararon al aire. Un hombre, que llevaba en una mano el libro sagrado del Islam, el Corán, tenía atados a su pecho lo que él decía que eran explosivos de verdad. "Estoy listo para volarme en medio de la entidad sionista", le gritó a la multitud.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores