Juan Pablo II insta a Siria a buscar la paz en Medio Oriente

Al darle la bienvenida en el aeropuerto de Damasco, el Presidente Bashar al-Assad acusó al estado judío de Israel de violar la justicia, ocupando tierras árabes y atacando sitios sagrados cristianos y musulmanes. En respuesta, el Papa exhortó a todas las partes del conflicto árabe-israelí a cambiar su actitud y a buscar una paz duradera.

05 de Mayo de 2001 | 13:07 | Reuters
DAMASCO.- El Papa Juan Pablo II comenzó este sábado una histórica visita a Siria con un urgente llamamiento por la paz en Oriente Medio y una crítica indirecta a Israel.

Su peregrinación -que marcó un hito histórico por su gesto de reconciliación con la Iglesia Ortodoxa en Grecia- incluirá también la primera visita de un Papa a una mezquita musulmana.

Al darle la bienvenida en el aeropuerto de Damasco, el Presidente Bashar al-Assad acusó al estado judío de Israel de violar la justicia, ocupando tierras árabes y atacando sitios sagrados cristianos y musulmanes. En respuesta, el Papa exhortó a todas las partes del conflicto árabe-israelí a cambiar su actitud y a buscar una paz duradera.

"Mi peregrinación es también una ardiente oración de esperanza", dijo el Papa, que el lunes rezará por la paz en una localidad siria en las Alturas del Golán, cerca de la frontera con Israel.

Más de 1.500 estudiantes ondeando banderas sirias y papales se congregaron en el aeropuerto cantando: "Te queremos, Juan Pablo" y "Siria da la bienvenida a su Santidad". "La paz esté con todos vosotros", contestó el Papa en árabe.

Llamado a la unidad

El Papa concluyó su viaje a Grecia apelando el sábado a la comunidad católica del país a favorecer la unidad de los cristianos. El Pontífice lanzó su llamamiento durante una misa celebrada por la mañana ante unos 15.000 fieles, en un país que no tiene más que unos 200.000 católicos.

Durante la ceremonia, Juan Pablo II dijo que todos los cristianos debían mostrar "pasión" por la unidad entre todas las ramas de la cristiandad oriental y occidental. "Llevamos con nosotros la triste herencia del pasado (...) Todavía hay un largo camino que recorrer", dijo.

El viernes, el Papa pidió perdón por las afrentas cometidas por los católicos contra los cristianos ortodoxos desde el Gran Cisma de 1054, que dividió a la Iglesia en las ramas oriental y occidental.

"Que la memoria del tiempo en que la Iglesia respiraba con ambos pulmones impulse a los cristianos de Oriente y Occidente a caminar juntos, unidos por la fe y con respeto a la legítima diversidad", dijo en una homilía.

La histórica disculpa fue precedida por una de arenga del jefe de la Iglesia Ortodoxa Griega, Arzobispo Christodoulos, quien había accedido a regañadientes a la visita papal.

"Por las ocasiones en el pasado y en el presente, cuando los hijos y las hijas de la Iglesia Católica han pecado por acciones y omisiones en contra de sus hermanos y hermanas ortodoxos, quiera el Señor otorgarnos el perdón que le rogamos", dijo el Papa el viernes.

Muchos miembros de la Iglesia Ortodoxa culpan a los católicos de las numerosas llagas que surgieron del Gran Cisma, entre ellas la Cuarta Cruzada, en la que la capital bizantina de Constantinopla fue saqueada en el 1204.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores