Macedonia lanza ultimátum a rebeldes albaneses

El nuevo gobierno de Macedonia admitió que esperaba más ataques después que los rebeldes dispararan un cohete contra una patrulla de seguridad, pero aseguró que sofocará una insurrección. "No deberíamos hacernos la ilusión de que esta situación se resolverá de un día para otro", dijo el ministro de Defensa, Vlado Buckovski.

15 de Mayo de 2001 | 18:26 | Reuters
SKOPJE.- Macedonia dio el martes a los guerrilleros de etnia albanesa un plazo de 48 horas para que abandonen sus posiciones o enfrenten una arremetida del ejército, mientras la vecina Yugoslavia batallaba por cuarto día consecutivo contra otra fuerza de rebeldes albaneses.

El nuevo gobierno de Macedonia admitió que esperaba más ataques después que los rebeldes dispararan un cohete contra una patrulla de seguridad, pero aseguró que sofocará una insurrección, aunque le tomara tiempo.

"No deberíamos hacernos la ilusión de que esta situación se resolverá de un día para otro", dijo el ministro de Defensa, Vlado Buckovski, tras el ultimátum del gobierno a los rebeldes para que se retiraran a más tardar el mediodía del jueves.

"Los nuevos ministros no tienen varitas mágicas. Pero estamos progresando para ponerle fin a este infierno", agregó.

A sólo 15 kilómetros de un grupo de aldeas macedonias ocupadas por la guerrilla, las tropas yugoslavas continuaban su incursión casa por casa para recuperar el control del poblado de Oraovica de otro grupo de rebeldes que también afirma defender los derechos de los habitantes de etnia albanesa.

El comandante de las fuerzas yugoslavas, Ninoslav Krstic, dijo que espera que los rebeldes depongan sus armas y se marchen.

"Si no lo hacen, tendremos que continuar echándolos", dijo. "Y seguiremos hasta el final".

Tantos los serbios como los macedonios cuentan con el apoyo de una fuerza especializada de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en una frontera de tres vías con Kosovo, cuyo objetivo es frenar el flujo de armas que sustenta a los extremistas.

Y ambos esperan que los esfuerzos políticos por aislar a los insurgentes, mediante un nuevo equilibrio de los derechos étnicos, los obligue a rendirse o abra paso a un decisivo ataque militar.

La incursión furtiva puerta a puerta de las tropas de élite serbias en Oraovica estuvo aparentemente orientada a probarle a la OTAN que no se repetirían las tácticas de bombardeo masivo y de incendio de aldeas utilizadas en 1999 para ocupar Kosovo.

Los poblados capturados por los rebeldes del Ejército de Liberación Nacional, unos 30 kilómetros al nordeste de la capital, Skopje, aún están habitados por miles de campesinos de etnia albanesa que no hicieron caso a los llamamientos para que abandonaran sus hogares durante dos semanas de bombardeos.

"Este es el último plazo que le damos a los civiles para que abandonen sus poblados y a los terroristas sus posiciones", dijo el portavoz gubernamental Antonio Molosovski.

"Después de esto, tomaremos las medidas correspondientes para finalmente eliminar la amenaza", agregó.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores