Consistorio cardenalicio pidió la paz en el Medio Oriente

El encuentro de cuatro días concluyó hoy con una ceremonia en la basílica de San Pedro, donde los 155 purpurados de todo el mundo renovaron la apelación de paz "en la tierra de Jesús" y en "el continente africano".

24 de Mayo de 2001 | 11:03 | AP
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Juan Pablo II y los 155 cardenales de todo el mundo que participan en el sexto Consistorio Extraordinario pidieron el jueves "la paz en Medio Oriente, la tierra de Jesús", solidarizándose con quienes sufren "a causa de tensiones y de guerras".

En la cuarta y última jornada del encuentro, el Papa también pidió "un mayor compromiso misionario hacia los más pobres y los más necesitados".

"Hacemos un llamado hacia los pueblos que sufren a causas de tensiones y de guerras renovando nuestro compromiso a obrar por la justicia, la solidaridad y la paz", dijeron los cardenales en un documento.

En la ceremonia de conclusión en la basílica de San Pedro, los purpurados venidos de todo el mundo renovaron la apelación de paz "en la tierra de Jesús" y en "el continente africano".

"Pedimos a los responsables de las naciones de ayudar a israelíes y palestinos a vivir pacíficamente juntos, ya que se ha derramado demasiada sangre en la tierra de Jesús. Suplicamos a las partes a un inmediato cese del fuego y a volver al diálogo en un plano de igualdad y respeto", dice el documento.

Por su parte el Pontífice en la homilía renovó una invitación para un fuerte compromiso misionario hacia los más pobres y necesitados.

También el Obispo de Roma prometió mayor democratización de la jerarquía católica, anunciando "la colegialidad episcopal alrededor del Papa" y "una concesión de mayor espacio a las Conferencias Episcopales nacionales como se solicitó desde varias partes".


El sexto Consistorio, el más numeroso de la historia, terminó con un llamamiento a "la paz en Medio Oriente donde se derramó demasiada sangre y que se reinicie el diálogo en un plano de igualdad y respeto mutuo".

En el último acto y en el informe final que estuvo a cargo del cardenal mexicano Juan Sandoval Iñiguez, arzobispo de Guadalajara, los 155 purpurados piden "una Iglesia más solidaria con la masa creciente de pobres en esta era de la globalización".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores