Toledo debe vencer desconfianza para ser nuevo Presidente peruano

El líder del partido Perú Posible mantiene ante un grueso sector de los electores peruanos la imagen de "poco sincero, inseguro e inestable", por las aparentes contradicciones en que ha caído a lo largo de su campaña.

01 de Junio de 2001 | 09:34 | EFE
LIMA.- Alejandro Toledo tendrá que vencer la desconfianza y el escepticismo hacia su candidatura para mantener en las elecciones del próximo domingo la corta ventaja que las encuestas le otorgan frente a su rival, Alan García Pérez.

El líder del partido Perú Posible, al que los sondeos previos a las elecciones otorgan cuatro puntos sobre García, mantiene ante un grueso sector de los electores peruanos la imagen de "poco sincero", que también afecta a su rival.

Los sondeos han remarcado, además, que los votantes lo consideran "inseguro e inestable", por las aparentes contradicciones en que ha caído a lo largo de su campaña, aunque a su favor tiene su propuesta de "cambio" y la imagen de hombre "exitoso" surgido de la pobreza a base de "esfuerzo y educación".

Conocido popularmente como el "Cholo" por sus rasgos autóctonos, Toledo es un economista nacido en el pequeño poblado andino de Cabana, en el departamento norteño de Ancash, el 28 de marzo de 1946.

Cuarto de 16 hermanos e integrante de una humilde familia que migró en los años 50 al puerto norteño de Chimbote, Toledo está casado con la antropóloga belga Eliane Karp, con quien tiene una hija, Chantal, que estudia en París.

En Chimbote, según su propia confesión, desempeñó diversos oficios, como limpiador de calzado, vendedor de pescado y albañil, hasta obtener, poco antes de terminar la secundaria, una beca para estudiar Economía en California.

Tras doctorarse en Economía de Recursos Humanos por la Universidad de Stanford, fue funcionario consultor de la ONU, del Banco Mundial, del BID, de la OIT en Ginebra y de la OCDE en París.

En el campo académico, ha trabajado como profesor de la Escuela Superior de Administración de Negocios (ESAN) y, de 1991 a 1994, fue investigador asociado en Economía del Harvard Institute for Internacional Development.

Ha publicado, además, varios libros sobre temas económicos y, en 1995, su autobiografía, titulada "Las cartas sobre la mesa".

Toledo se presentó como candidato del partido CODE-País Posible a las elecciones presidenciales de 1995, en las que resultó reelegido Alberto Fujimori, y sólo obtuvo un 3,3 por ciento de los votos.

Este año Toledo aseguró que desde 1994 se preparó para gobernar su país y explicó que "sólo fue aparente" su ausencia en la actividad política de oposición a Fujimori durante los años previos a las elecciones de 2000.

El 24 de septiembre de 1999, al inaugurar el Primer Congreso Nacional de su nuevo partido, Perú Posible, anunció su nueva candidatura para las elecciones del año pasado, en las que ocupó el segundo lugar por detrás de Fujimori.

Toledo denunció que en esas elecciones hubo fraude, por lo que renunció a participar en la segunda vuelta convocada después de que ninguno de los candidatos alcanzara el cincuenta por ciento más uno de las preferencias que exige la ley peruana.

Su retirada llevó a Fujimori a participar en solitario en la segunda vuelta del 28 de mayo y obtener, de esa manera, un tercer mandato en medio de protestas de la oposición y sin la presencia de observadores electorales.

Toledo convocó entonces a la "Marcha de los Cuatro Suyos" (en referencia a las cuatro provincias del imperio incaico), que movilizó durante tres días seguidos a miles de peruanos y el 28 de julio, día de inicio del nuevo período de Fujimori, se produjeron actos de protesta que terminaron con seis muertos y diez edificios estatales incendiados.

El candidato vaticinó entonces que el reelegido Presidente no permanecería en el poder más de un año, lo que se confirmó dos meses después al descubrirse la red de corrupción montada por su asesor Vladimiro Montesinos.

Toledo inscribió su candidatura para los comicios extraordinarios convocados por Fujimori para este año y confirmados posteriormente por el gobierno de Transición del Presidente Valentín Paniagua.

En las elecciones del 8 de abril pasado obtuvo el primer lugar, con un 36,5 por ciento de los votos, mientras que García recibió un 26 por ciento.

Durante la campaña para la segunda vuelta, Toledo ha tenido que hacer frente a la denuncia de que tiene una hija fuera del matrimonio, así como a un presunto consumo de cocaína y malversación del dinero recolectado para apoyar la "Marcha de los Cuatro Suyos".

Sobre su situación familiar, el candidato confirmó que sufrió "un período muy duro de divorcio que duró ocho años" tras el cual volvió a casarse con Karp.

Aficionado al fútbol, el tenis y a tocar el charango (un pequeño instrumento de cuerda andino), Toledo confiesa que sus escritores favoritos son los peruanos José María Arguedas y Mario Vargas Llosa, así como el mexicano Carlos Fuentes. Su libro predilecto es la novela "Todas las Sangres", de Arguedas, título que ha usado como lema de su campaña.

Se declara, asimismo, admirador del Presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt y del argentino Raúl Alfonsín, por encima de cualquier otro político contemporáneo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores