Guerrilleros colombianos confirman renuncia de líder paramilitar

Los escuadrones de las Autodefensas Unidas de Colombia señalaron que la dimisión de Carlos Castaño fue aceptada unánimamente por los líderes de la organización en todo el país durante una reunión que se celebró el pasado fin de semana.

06 de Junio de 2001 | 13:59 | DPA
BOGOTA.- Las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC, ultraderecha) aceptaron este miércoles la renuncia de Carlos Castaño a la comandancia de ese grupo y anunciaron la creación de una jefatura colegiada, al tiempo que renovaron su compromiso de no combatir al Estado.

En un comunicado de diez puntos, los escuadrones de extrema derecha señalan que la dimisión de Castaño fue aceptada unánimamente por los líderes de las AUC en todo el país, durante una "conferencia extraordinaria", celebrada el pasado fin de semana en una zona del caribeño departamento de Córdoba, conocida como el Nudo de Paramillo.

Un misterioso mensaje difundido el pasado 30 de mayo en la página de Internet de los paramilitares dio cuenta de la renuncia de Castaño, aunque la autenticidad de éste quedó en entredicho debido a los términos allí consignados, que sugerían un sabotaje por parte de los piratas informáticos.

Tras acoger la renuncia irrevocable de Castaño, las AUC indican en la nota que la conducción y responsabilidad de los grupos paramilitares será asumida por un "Estado Mayor", compuesto por nueve líderes que tendrán la misma jerarquía.

La composición de esta entidad de las AUC quedó integrado por los guerrilleros Ramón Isaza, Adolfo Paz, Martín Llano, Rodrigo Molano, Antonio Cauca, Santander Lozada, Julián Bolívar y dos jefes conocidos como "Botalón" y "Alejandro", precisó el texto.

Asimismo el comunicado, aclara que Castaño no abandonará la organización, sino que se encargará junto con Ernesto Báez de la orientación política de las AUC, un movimiento que cuenta con 8.000 combatientes y que libra una "guerra a muerte" con las guerrillas izquierditas de las FARC y el ELN.

Los paramilitares subrayan igualmente que las "diferencias surgidas en el interior del grupo no corresponden a actitudes particulares de algunos de los comandantes, menos del líder Salvatore Mancuso, sino derivadas del rápido crecimiento de la organización".

Versiones de prensa atribuyeron en los últimos días la renuncia de Castaño a diferencias con Mancuso, considerado el número dos de las AUC, al parecer provocadas por la tibia reacción del primero ante la ofensiva lanzada recientemente por las autoridades, que ha derivado en la persecución de los jefes y sus financiadores.

En ese sentido, los grupos de extrema derecha reiteran en el comunicado "su voluntad de respeto al Estado y sus instituciones", al tiempo que renuevan su "compromiso irrenunciable a la lucha antisubversiva".

Sin embargo, expresaron su rechazo a las pesquisas realizadas por la Fiscalia la semana pasada en la ciudad de Monteria, capital de Córdoba, contra señalados patrocinadores de la lucha paramilitar, denunciando que en dichas tareas se atropelló a algunos familiares de integrantes de las AUC.

Algunos analistas han observado con preocupación los cambios en la cúpula de los escuadrones derechistas, señalando que la salida de Castaño podría suponer un recrudecimiento de sus acciones criminales, ante la evidencia de que éste representaba el "ala moderada" de esos grupos.

Las AUC, creadas en 1997 tras la unión de varios comandos paramilitares, libran una declarada guerra a muerte con los grupos rebeldes por el control de vastas zonas del país. Esa lucha incluye el asesinato de civiles ajenos al conflicto pero que cada bando percibe como auxiliador del rival
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores