Blair parece encaminado a contundente victoria

Los laboristas del Primer Ministro británico esperan conseguir en estos comicios, por primera vez en su historia centenaria, un segundo mandato consecutivo y completo que puede durar hasta cinco años.

07 de Junio de 2001 | 15:27 | Agencias
LONDRES.- Mientras el Partido Laborista del Primer Ministro británico, Tony Blair, acariciaba una nueva victoria, la participación en las elecciones generales seguía siendo la gran incógnita del día.

Aunque la afluencia a las urnas fue escasa durante la mañana, parece que el número de votantes aumentó por la tarde a medida en que la gente salía de sus centros de trabajo.

Los laboristas esperan conseguir en estos comicios, por primera vez en su historia centenaria, un segundo mandato consecutivo y completo que puede durar hasta cinco años.

Al menos esto es lo que han pronosticado, insistentemente, todas las encuestas publicadas hasta hoy mismo.

La cuestión es saber cuál será el margen de votos con que los laboristas conseguirán derrotar a sus mayores rivales, los conservadores, lo que puede depender en gran medida de que la participación del electorado no sea demasiado baja.

Los primeros en acudir hoy a las urnas para votar -y quizá para dar ejemplo a los electores- fueron los más de 3.000 candidatos que se disputan los 659 escaños de la Cámara de los Comunes.

El día amaneció soleado en la mayor parte del país, pero eso no pareció contribuir a aumentar la participación de los electores en la primera parte de la jornada.

Los últimos sondeos pronostican una participación de alrededor de un 65 por ciento, inferior al 71 por ciento largo que hubo en las elecciones del 1 de mayo de 1997.

Por primera vez desde que comenzó la campaña electoral, hace más de un mes, los candidatos guardaron silencio a la espera de conocer los resultados del recuento de los votos, que comenzará al cierre de los colegios electorales, a las 21.00 GMT (22.00 hora local).

El Primer Ministro británico y líder del Partido Laborista, Tony Blair, acudió a su circunscripción de Sedgefield, en el condado de Durham, al noreste de Inglaterra, acompañado de su esposa, Cherie, y sus tres hijos mayores.

William Hague, líder del Partido Conservador, y su esposa, Ffion, fueron temprano a votar también en su circunscripción de Richmond, contigua, por cierto, a la de Blair.

Charles Kennedy, líder Partido Liberal Demócrata -tercera fuerza política del país-, dedicó el día a visitar varios colegios electorales en Escocia porque ya había votado por correo.

En algunos colegios electorales, la mayor parte de la jornada transcurrió con una lentitud que llegó a ser tediosa.

Las largas filas de votantes formadas en algunos centros de votación de Irlanda del Norte contrastaban con la tónica general en el resto del Reino Unido.

Esta elevada afluencia fue atribuida por los observadores a la importancia que tienen estas elecciones para el futuro del proceso de paz en el Ulster.

En cambio, en muchas zonas rurales de Inglaterra y Gales se respiraba un ambiente de cierto resentimiento hacia el Gobierno laborista por su campaña contra la epidemia de fiebre aftosa, en la que se han sacrificado casi tres millones de cabezas de ganado.

Entre los pocos incidentes del día se puede citar el que protagonizó el escocés Jim Cook, de 66 años y concejal del Partido Nacionalista Escocés, quien protestó por la presencia de fotógrafos en el colegio electoral cuando fue a votar el ministro de Economía, Gordon Brown.

"Hoy, el señor Brown no es más que el señor Brown; ni es ministro, ni es miembro del Parlamento", protestó furioso el concejal en su colegio de Inverkeithing, cerca de Glasgow.

A Brown, quien estaba acompañado de su esposa, Sarah Macaullay, no pareció preocuparle la protesta de Cook y, tras emitir su voto, saludó a los vecinos que se encontraban en el colegio y desapareció en el automóvil que le había traído.

Entre las anécdotas simpáticas de la jornada figura la de las hermanas gemelas Emma y Rebecca Handbury, que dieron una de las pocas notas de color de estas elecciones al celebrar su decimoctavo cumpleaños acudiendo a las urnas, juntas, por primera vez en su vida.

Las adolescentes emitieron su voto en un colegio Chesterfield, en Inglaterra, y comentaron que estaban encantadas de que Blair hubiera aplazado las elecciones, que debían haberse celebrado el 3 de mayo y que el Primer Ministro atrasó por la epidemia de fiebre aftosa.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores