Alivio, tristeza sienten familiares de víctimas de Oklahoma City

La ejecución fue transmitida a unos 300 sobrevivientes y familiares. Varios autobuses escoltados por vehículos policiales los llevaron al Centro de Transferencias Federales, donde fue instalada una gran pantalla.

11 de Junio de 2001 | 10:30 | AP
OKLAHOMA CITY.- Los familiares de las víctimas y los sobrevivientes del atentado dinamitero en Oklahoma City expresaron desahogo el lunes tras la ejecución de Timothy McVeigh, el hombre hallado culpable del crimen.

Janice Smith, cuyo hermano de 46 años, Lanny Scroggins, murió en el estallido de abril de 1995, rezó con sus niños en el monumento luctuoso de Oklahoma City. Partieron tras enterarse que McVeigh había muerto a las 7:14 de la mañana hora local (1214 GMT).

"Se acabó", dijo Smith. "No tenemos que continuar más con él".
Más temprano, los asistentes efectuaron una vigilia silenciosa de 168 minutos, uno por cada persona fallecida en el ataque del 19 de abril de 1995.

Lynne Gist, cuya hermana de 32 años, Karen Gist Carr, murió en el atentado, rompió en llanto cuando se arrodillaba. Decidió no presenciar la transmisión por circuito cerrado ofrecida en otras partes de la ciudad.
"No quería ver que pasara", dijo Gist. "Quería saber que había ocurrido".

La ejecución fue transmitida a unos 300 sobrevivientes y familiares. Varios autobuses escoltados por vehículos policiales los llevaron al Centro de Transferencias Federales, donde fue instalada una gran pantalla.

"Es definitivamente el momento de que McVeigh se vaya", dijo Martha Ridley, quien perdió a Kathy, su hija de 24 años en el atentado. "Y lo único que voy a decir después es: 'Dios, estoy complacida de que se haya ido"'.

"Esta es la conclusión del capítulo uno y el comienzo del dos, que es Terry Nichols", dijo en alusión del hombre hallado culpable de ser cómplice de McVeigh, mientras esperaba presenciar la transmisión en circuito cerrado.

En la iglesia católica de Saint Joseph, una veintena de personas oraron la mañana del lunes. Algunos mostraron grandes carteles verdes que recordaban a las víctimas del atentado.

La reverenda Melodee Smith, del Centro de Justicia Restaurativa para Casos Capitales, con sede en Miami, dijo que acudió a Oklahoma para "expresar una alternativa a una ejecución efectuada en nuestro nombre".

Tom Kight, cuya nuera de 23 años, Frankie Merrell, murió en el ataque, dijo el domingo que no es por venganza que desea ver la transmisión de la ejecución.

"Voy allá por una nieta que perdió a su madre a los dos años y medio", dijo. "Personalmente puedo garantizar que McVeigh no puede matar a otro hombre, mujer o niño".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores