Al menos 10 muertos dejó sangriento fin de semana en Colombia

Sin precisar aún la cifra exacta, la policía colombiana informó que al menos 10 personas murieron este fin de semana en una zona al sureste del país tras los sangrientos combates entre efectivos guerrilleros de las FARC y paramilitares de las AUC.

12 de Junio de 2001 | 11:52 | Reuters
BOGOTA.- Combates entre guerrilleros y paramilitares que se registran desde este fin de semana en una zona selvática de Colombia dejaron al menos 10 combatientes muertos, pero el número de víctimas fatales podría llegar a 50, dijeron este martes voceros de la policía.

Los choques comenzaron el sábado en las afueras de la ciudad de San José del Guaviare, capital del departamento del Guaviare, una conflictiva región del sureste del país donde rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y paramilitares de ultraderecha luchan por su control territorial.

"Hasta el momento han llegado 10 cadáveres, algunos habitantes de la zona dicen que los muertos pueden ser 50, pero no lo hemos comprobado", dijo telefónicamente el comandante de la policía del Guaviare, coronel Jorge Enrique Barón.

El oficial precisó que de acuerdo con los testimonios de campesinos de la región, las 10 víctimas fatales pertenecían a los escuadrones paramilitares, acusados de cometer las mayores violaciones a los derechos humanos en medio de su guerra sucia contra la guerrilla y sus colaboradores.

La zona selvática en donde se registran los enfrentamientos es estratégica para el cultivo de coca y la ubicación de laboratorios clandestinos para procesar sus hojas en cocaína, según fuentes de seguridad. Guerrilleros y paramilitares se financian mayoritariamente con recursos del narcotráfico, según funcionarios de Colombia y de Estados Unidos.

e trata del más reciente incidente entre guerrilleros y paramilitares en medio del conflicto interno de 37 años, el más prolongado del hemisferio, que ha dejado unos 40.000 muertos y dos millones de refugiados internos en el último decenio.

Las FARC, el grupo rebelde más antiguo de América Latina -que cuenta con 17.000 combatientes- buscan instaurar un régimen socialista en este país de 40 millones de habitantes y pese a la negociación de paz que inició en 1999 con el Gobierno no han detenido sus ataques ni su campaña de extorsión y secuestro.

Los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que tienen 8.000 hombres en armas, superaron recientemente una crisis interna al aceptar la renuncia de su máximo líder, Carlos Castaño, quien fue remplazado por una dirección colegiada de nueve miembros.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores