Bush instó a la OTAN a prepararse para afrontar nuevas amenazas de seguridad

En una breve intervención durante una cumbre informal en la sede general de la alianza en Bruselas, el Presidente de Estados Unidos, George W. Bush, dio claras señales de que intentaría conseguir apoyo para su visión de un sistema de defensa antimisiles, todavía por definir.

13 de Junio de 2001 | 09:51 | REUTERS
BRUSELAS.- El Presidente de Estados Unidos, George W. Bush, instó el miércoles a los aliados de la OTAN a modernizar sus fuerzas y prepararse para afrontar nuevas amenazas de seguridad.

En una breve intervención durante una cumbre informal en la sede general de la alianza en Bruselas, Bush dio claras señales de que intentaría conseguir apoyo para su visión de un sistema de defensa antimisiles, todavía por definir.

Se esperaba que Bush ofreciera a los líderes europeos más detalles sobre el escudo antimisiles y que tratara de convencerlos de que el objetivo es una forma de prevenir ataques de países enemigos y no lograr una superioridad estratégica sobre Rusia.

Muchos aliados de Estados Unidos temen que la iniciativa de la defensa antimisiles de Bush altere la estabilidad estratégica, porque para llevarse a cabo se requeriría enmendar o abandonar el Tratado de Misiles Antibalístico de 1972, el cual prohibe dichos sistemas.

Bush elogió los avances de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en años recientes, particularmente en su lucha contra la limpieza étnica en los Balcanes y su contribución para ayudar a derrocar al "dictador" y ex Presidente yugoslavo Slobodan Milosevic, pero dijo: "Aún queda por hacer".

"Debemos fortalecer nuestra alianza, modernizar nuestras fuerzas y prepararnos para las nuevas amenazas", dijo a los líderes occidentales de la alianza.

Bush dijo que la OTAN tenía que incrementar la cooperación con sus socios, incluyendo Rusia, "abrir nuestros brazos y nuestros corazones" a los futuros nuevos miembros de la ex comunista Europa Oriental.

Manifestantes crean cadena humana

Bush voló el miércoles a la capital de Bélgica en la segunda escala de un recorrido de cinco días por Europa. El avión presidencial aterrizó en el Aeropuerto de Melsbroek de Bruselas, después de un vuelo de dos horas desde Madrid.

En su primer viaje oficial a Europa, Bush ha enfrentado críticas por su proyecto de defensa antimisiles, su decisión de abandonar el tratado de Kyoto firmado en 1997 y la ejecución el lunes del autor del atentado de Oklahoma City, Timothy McVeigh.

Unas 150 personas portando carteles protestaban el miércoles ante la sede de la OTAN. La noche del martes, cientos de manifestantes desfilaron ante la embajada estadounidense en Bruselas.

La organización Greenpeace dijo que 17 de sus activistas de Bélgica, Suiza, Gran Bretaña, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Turquía, Israel y Australia se encadenaron a las puertas del aeropuerto y formaron una cadena humana en protesta contra las políticas estadounidenses para el medio ambiente.

La policía desplegó un cordón de seguridad en torno al complejo de la OTAN, cerrando algunas calles y desviando el tráfico.

Debate sobre tratado antibalístico

El martes en Madrid, primera escala de su gira por Bélgica, Suecia, Polonia y Eslovenia, Bush calificó el tratado de Misiles Antibalísticos de "una reliquia del pasado", mientras enfrentaba críticas al comienzo de su visita.

Rusia y China han sido particularmente severas con el Mandatario estadounidense por no tener aún, según dicen, una visión clara sobre su sistema de defensa, además de alegar que la iniciativa podría reanudar la carrera armamentista.

Bush alega que el sistema es necesario en un mundo donde la proliferación de armas de exterminio masivo -nucleares, químicas o biológicas- y los misiles de largo alcance dejan a Estados Unidos y sus aliados vulnerables al "chantaje" político.

Después de haber generado una dura oposición de sus aliados europeos por abandonar el tratado de Kyoto sin consultarles, Bush no desea cometer el mismo error con su plan de defensa y ha enviado a una serie de colaboradores para que expliquen su propuesta.

El jefe de personal de la Casa Blanca, Andrew Card, dijo a los periodistas que viajan con Bush que a Estados Unidos le gustaba lo que hasta ahora ha escuchado en Europa sobre el tema del escudo antimisiles.

"Creo que le van a prestar atención al Presidente. Se reconoce que debemos superar el paradigma del pasado", añadió.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores