Violentos incidentes de registran en Belfast entre católicos y protestantes

La violencia de los útimos días, aunque no están directamente relacionadas con el proceso de paz, tienen lugar en un momento particularmente sensible, cuando se reanudan las conversaciones entre los diferentes actores políticos para tratar de desbloquear la situación.

21 de Junio de 2001 | 11:23 | AFP
BELFAST.- Policías y responsables de las comunidades protestante y católica de Irlanda del Norte, pidieron calma este jueves luego de los enfrentamientos ocurridos durante la noche, los más violentos registrados en Belfast en los últimos años.

Ejército y policía patrullaban este jueves delante de una escuela primaria católica en un barrio al norte de Belfast ante la cual comenzaron los problemas el martes último, cuando los leales protestantes lanzaron piedras contra los nacionalistas católicos que llevaban a sus hijos al colegio.

Este barrio de Belfast está, como otros, repartido entre las dos comunidades, protestante y católica, separadas únicamente por una calle o una rotonda. Las tensiones son frecuentes y, a pesar del proceso de paz y de los progresos efectuados estos últimos años, las dos comunidades continúan desconfiando mutuamente, viviendo al lado pero no juntas.

Por tercera noche consecutiva, la policía tuvo que intervenir para separar a protestantes y católicos, pero la situación degeneró cuando unos 600 manifestantes, entre los que había numerosos niños, tomaron por blanco a la policía.

Un total de 39 policías resultaron levemente heridos, uno de los cuales fue hospitalizado, y varios vehículos fueron incendiados. "Lo que intentamos hacer la noche pasada, fue un tapón entre las dos comunidades", declaró en la radio de BBC el insepctor Alan McQuillan, "pero los manifestantes se volvieron contra nosotros", sentenció.

"Recibimos seis disparos de los protestantes y tres de los nacionalistas (...), y unas 100 bombas molotov. Claramente es violencia organizada", añadió el inspector. La policía disparo con balas de goma.

La secretaria de Estado encargada de la seguridad en Irlanda del Norte, Jane Kennedy, calificó estos enfrentamientos de "violencia colectiva primitiva". Varios políticos locales, como Gerry Kelly, del Sinn Fein, brazo político del Ejército Republicano Irlandés (IRA), o Billy Hutchinson, del pequeño partido protestante PUP, llamaron a la calma.

Este jueves por la mañana la tensión persistía en el barrio y los policías intentaron, aunque en vano, incitar a los padres católicos a elegir otro camino para ir a la escuela, sin atravesar el barrio protestante.

La violencia de los útimos días, aunque no están directamente relacionadas con el proceso de paz, tienen lugar en un momento particularmente sensible, cuando se reanudan las conversaciones entre los diferentes actores políticos para tratar de desbloquear la situación.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores