Uruguay: Ordenan pruebas de ADN a cadáver de Eugenio Berríos

La decisión la adoptó la Fiscalía de Pando, localidad donde está radicada la extensa y polémica causa de Berríos, un químico creador del letal gas Sarín que trabajó en la Dirección de Información Nacional (DINA), la temida policía secreta del régimen del general Augusto Pinochet.

22 de Junio de 2001 | 11:00 | AP
MONTEVIDEO.- En un vuelco sorprendente, la justicia dispuso que se ordene un análisis genético a restos óseos de quien se aseguró en 1996 eran del ex agente secreto de Chile, Eugenio Berríos.

La decisión, de acuerdo al matutino El Observador, la adoptó la Fiscalía de Pando, 30 kilómetros al norte en el vecino departamento de Canelones, donde está radicada la extensa y polémica causa de Berríos, un químico creador del letal gas Sarín que trabajó en la Dirección de Información Nacional (DINA), la temida policía secreta del régimen del general Augusto Pinochet.

Los exámenes genéticos a que serán sometidos esos restos son una derivación del reciente caso que involucró a un supuesto desaparecido uruguayo, Olivar Sena, a quien tras realizar el examen de ADN en tres laboratorios diferentes, en Uruguay, España y Finlandia, se concluyó que no coincidían con el informe del Servicio Paz y Justicia (Serpaj), que aseguraba eran de Sena, en diciembre pasado.

Sena había desaparecido en 1976 en Rocha a 200 kilómetros al este y, no figuraba en la lista original de desaparecidos de la organización de familiares.

Las conclusiones de Solla respecto a Berríos determinó en 1996 que la jueza Aída Vera Barreto aceptara la conclusión forense y el caso pasó al juez de Pando, Alvaro González. El juez, en mayo pasado, decidió reabrir la causa del ex agente chileno, protagonista de una historia de ribetes misteriosos y que involucraron a militares uruguayos.

La historia comenzó en noviembre de 1992 cuando quien alegó ser Berríos, se presentó en la comisaría del balneario de Parque del Plata, 50 kilómetros al este y denunció que estaba secuestrado por militares uruguayos.

En esa oportunidad se presentó también el capitán del ejército Eduardo Radaelli que trabajaba en la inteligencia militar en cuya casa, según los testimonios de la época estaba el ex agente chileno.

Se dispuso en la comisaría que Berríos fuera devuelto a los militares. Se informó que otro presunto custodio del chileno era Thomas Casella, otro oficial del ejército.

Tanto Radaelli como Casella fueron interrogados en su momento por este caso que había sido archivado en 1998.

En 1993, en un viaje relámpago de Pinochet a Montevideo, se tomó una foto donde Casella se encuentra detrás del ex gobernante chileno, a quien acompañó en sus gestiones.

En junio de 1993 el caso tomó estado público, iniciándose un escandaloso proceso donde el ex presidente Luis A. Lacalle removió de su cargo al jefe de la inteligencia militar, Mario Aguerrondo por la participación de oficiales de esa dependencia en el caso.

También había sido removido el jefe de policía de Canelones, un coronel retirado. Ese mismo año comenzaron de oficio las acciones judiciales.

En 1995 se hallan los restos en El Pinar, presentando dos tiros en la cabeza y el informe forense posterior que aseguró que eran Berríos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores