Autorizan extradición de Milosevic

Por ocho votos a favor, uno en contra y con la abstención de los siete miembros montenegrinos, ex aliados de Milosevic, el Gabinete aprobó una disposición especial "sobre cooperación con el Tribunal Penal Internacional de La Haya" para la antigua Yugoslavia (TPIY).

23 de Junio de 2001 | 13:35 | EFE
BELGRADO.- El Gobierno yugoslavo autorizó hoy la extradición a La Haya al ex presidente Slobodan Milosevic y otras personas por supuestos crímenes de guerra, decisión que debe abrir la próxima semana los grifos de la ayuda occidental.

Por ocho votos a favor, uno en contra y con la abstención de los siete miembros montenegrinos, ex aliados de Milosevic, el Gabinete aprobó una disposición especial "sobre cooperación con el Tribunal Penal Internacional de La Haya" para la antigua Yugoslavia (TPIY).

Esta "disposición de cooperación", según el vicepresidente del Gobierno, Miroliub Labus, "se aplicará a 16 encartados, incluido Milosevic, y podrá entrar en vigor "en cuestión de días".

"No se vaya de Belgrado", respondió Labus al periodista de una cadena estadounidense de televisión que le preguntó cuándo se producirá la extradición de Milosevic.

La disposición de cooperación con el TPIY será válida para todos los acusados que se encuentren en territorio de Serbia, sean yugoslavos o extranjeros.

Ello hace suponer que el general Ratko Mladic, de nacionalidad bosnia, podría ser enviado al TPIY si sigue residiendo en su piso de Belgrado, ya que está buscado por el asedio y cañoneo de Sarajevo durante 44 meses entre 1992 y 1995.

Unas veinte mujeres se manifestaron a la puerta del edificio del Gobierno donde debatían los ministros, cantando "nos ha traicionado Kostunica (Vojislav, el Presidente), entregan a nuestro Milosevic", con música de una conocida melodía popular serbia.

Kostunica consideró siempre al TPIY un foro predominantemente antiserbio y "manipulado por EEUU" pero últimamente acotó que "es inevitable" colaborar con él para que Serbia no vuelva a ser aislada y bloqueada internacionalmente.

El Partido Socialista Popular (SNP) de Montenegro, al que pertenecen los siete miembros del Gobierno que discreparon con la decisión de hoy y que fue socio en el poder de Milosevic, se oponen a la extradición del ex presidente.

El SNP impidió que el Parlamento yugoslavo aprobara un proyecto de Ley de extradición por considerar que viola la Constitución, que prohibe la extradición de ciudadanos yugoslavos.

Por ello, la coalición de 18 partidos "Oposición Democrática de Serbia" (DOS) optó por recurrir al "truco" de emitir una disposición ministerial, sin valor de Ley, pero suficiente, en su opinión, para entregar a Milosevic.

El ex presidente está detenido en la prisión central de Belgrado desde el 1 de abril por supuesto abuso de poder y malversación, algo que nada tiene que ver con el Tribunal de La Haya pero que facilitaría su extradición.

Estados Unidos exige garantías de que Milosevic será entregado para cuando se celebre la Conferencia de países donantes de ayuda para Yugoslavia, el próximo día 29 en Bruselas, como condición para aportar ayudar al país.

Desde Washington, portavoces del Gobierno de EEUU afirmaron hoy que la luz verde del Gobierno yugoslavo a una futura extradición de Milosevic a La Haya "representa un paso en la dirección correcta" y "es potencialmente positiva".

Caso de no estar claro para entonces que Milosevic vaya a ser puesto a disposición del TPIY en un plazo prudencial, Washington no participaría en esa Conferencia, de la que la arruinada Yugoslavia espera obtener una cantidad inicial de 1.200 millones de dólares.

Labus sostuvo que la disposición hoy emitida no es más que una forma de determinar cómo se colaborará con el TPIY, ya que "hacerlo es obligatorio para todos los miembros de la ONU".

"Si en la conferencia de países donantes alguien supedita la ayuda a nuestra cooperación con La Haya, yo lo rechazaré, eso no tiene nada que ver", declaró Labus.

El SNP amenazó con retirarse del gobierno de coalición yugoslava, de la DOS y el SNP, si se aprobaban las extradiciones, pero todo parece indicar que se arreglará, según explicó el ministro de Sanidad yugoslavo, el montenegrino Miodrag Kovac.

Kovac explicó que tras el anuncio de la disposición a extraditar a acusados de crímenes de guerra, que los montenegrinos no han dimitido "sino puesto sus cargos a disposición del partido".

"Esto no es el día del juicio final; el SNP y DOS estamos entregados a la tarea de preservar Yugoslavia", comentó un Kovac conciliador, en alusión a las fuertes corrientes secesionistas del diminuto Montenegro.

La DOS representa los votos de unos 3 millones de yugoslavos, mientras que el SNP no cuenta más que con el respaldo de menos de 200.000.

El matizado sistema de cuotas autonómicas de Yugoslavia hace que el minúsculo SNP de Montenegro, república de 640.000 habitantes, tenga en el Parlamento federal 30 de los 138 escaños y la DOS 59.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores