Erupción de volcán obliga a desalojar 10 mil filipinos

Una explosión masiva del volcán Mayón, en el centro de Filipinas, lanzó cenizas a una altura de hasta 15 kilómetros, con columnas continuas de al menos 600 metros, informaron algunos funcionarios, quienes previeron que la visibilidad será nula hacia el anochecer en cinco comunidades cercanas, cuando descienda la el humo.

24 de Junio de 2001 | 13:12 | AP
LEGAZPI, Filipinas.- El volcán Mayón registró una erupción espectacular este domingo, vomitando torrentes de lava y enormes rocas, lo que estremeció la tierra 12 kilómetros a la redonda. Por ello, miles de residentes tuvieron que abandonar sus hogares.

Una explosión masiva del Mayón, en el centro de Filipinas, lanzó cenizas a una altura de hasta 15 kilómetros, con columnas continuas de al menos 600 metros, informaron algunos funcionarios, quienes previeron que la visibilidad será nula hacia el anochecer en cinco comunidades cercanas, cuando descienda la el humo.

Al menos 7.000 pobladores en un radio de ocho kilómetros alrededor del volcán dejaron sus hogares el domingo, dijo Jason Aragón, un agente de la defensa civil a cargo de la evacuación. Otros 3.000 habitantes en zonas amenazadas fueron desalojados también, pero algunos permanecían en el lugar para observar el espectáculo.

Dependiendo del flujo de lava, hasta 60.000 personas podrían ser desalojadas hacia la cercana población de Legazpi, dijo Aragón, quien añadió que una anciana murió por un infarto cardiaco durante el desalojo. El funcionario dijo que no fueron registrados otros daños personales.

Eduardo Laguerta, un vulcanólogo residente, dijo que un domo de lava de entre 27 y 30 metros de ancho se había formado en el cráter. Los domos colapsados han estado expulsando continuamente rocas, cenizas y gases a temperaturas de entre 300 y 600 grados centígrados por las laderas del volcán, a velocidades que van de 50 a 100 kilómetros por hora.

Luego que el volcán de 2.474 metros de altura sacudió la región el sábado con una serie de explosiones y comenzó a vomitar lava, augurio de una erupción mayor, las autoridades declararon el domingo el más alto estado de alarma.

"Me fui porque escuché ruidos intensos", dijo Lorna Azona, quien figuró entre los centenares de pobladores trasladados a un albergue en Legazpi.

Las explosiones sacudieron el terreno a más de 12 kilómetros del volcán, mientas los funcionarios acondicionaban los albergues y ultimaban los planes de evacuación, informó el coordinador de emergencias, Cedric Dive.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores