Enviado especial norteamericano comienza misión en Macedonia

La calma regresó el lunes al norte de Macedonia, después de los combates entre fuerzas gubernamentales y rebeldes del Ejército de Liberación Nacional de los albaneses de Macedonia (UCK- M), en los que murió un soldado macedonio y otros dos resultaron heridos.

02 de Julio de 2001 | 12:27 | AFP
SKOPJE, Macedonia.- El enviado especial norteamericano, James Pardew, que llegó el domingo a Macedonia, inició este lunes su misión en Skopje, rechazado la idea de una conferencia internacional sobre el futuro del país, tras entrevistarse con el Presidente macedonio Boris Trajkovski.

La calma regresó el lunes al norte de Macedonia, después de los combates entre fuerzas gubernamentales y rebeldes del Ejército de Liberación Nacional de los albaneses de Macedonia (UCK- M), en los que murió un soldado macedonio y otros dos resultaron heridos.

En su primer contacto con el jefe de Estado macedonio, Boris Trajkovski, Pardew reiteró que los rebeldes debían ser excluidos de las futuras negociaciones entre partidos políticos, según la presidencia macedonia.

Llegado a Skopje el domingo en una misión cuya duración no se comunicó, el enviado del Presidente norteamericano, George W. Bush, había anunciado que defendería una "solución pacífica" del conflicto que desde hace cinco meses mina a la pequeña república.

Según la presidencia, el diplomático norteamericano consideró que las decisiones sobre el futuro de Macedonia debían ser tomadas "en Skopje, en el marco de las instituciones legales", y no en el marco de una conferencia internacional.

Pardew se limitó a calificar de "buena entrevista" su encuentro con Trajkovski, antes de reunirse con el primer ministro macedonio, Ljubco Georgievski, y con el representante de la Unión Europea (UE), el ex ministro francés François Leotard, que llegó el jueves a la región en una misión de cuatro meses.

Pardew y Leotard trabajarán juntos para tratar de llevar a los líderes políticos del país, macedonios y albaneses, a la mesa de negociaciones.

Pero los incidentes armados que se producen todos los días en el norte de Macedonia hacen aún más delicada su misión, y los rebeldes, aunque excluidos de las negociaciones políticas, aseguran que no depondrán las armas mientras no se reconozcan los derechos que reclaman para la minoría albanesa.

El domingo por la noche, un soldado macedonio murió y otros dos resultaron heridos en el noroeste del país, en los enfrentamientos más graves desde que el pasado 24 de junio el alto representante de la diplomacia de la UE, Javier Solana, anunció una tregua destinada a dar tiempo al proceso de paz.

En respuesta, las fuerzas macedonias abrieron fuego con helicópteros de combate contra las posiciones del UCK-M en Gajre, un pueblo cercano a Tetovo (noroeste de Macedonia) y en torno a la localidad de Radusa, en las montañas entre Tetovo y Skopje.

El UCK-M ocupó por primera vez durante los últimos días el sector de Radusa, vecino de Kosovo, provincia serbia de mayoría albanesa, a unos 20 km al noroeste de la capital. A mediados de junio, cientos de civiles huyeron de Radusa tras los primeros enfrentamientos armados.

Leotard, que durante el fin de semana multiplicó sus contactos con los líderes del país, aseguró que su prioridad era mantener el alto el fuego. En Salzburgo, donde se celebra una cumbre económica sobre el futuro de Europa, el secretario general de la OTAN, George Roberston, instó a los dirigentes macedonios a reanudar las negociaciones con la minoría albanesa y evitar una guerra civil.

"Deben solucionar urgentemente las cuestiones en suspenso, alcanzar un acuerdo y llegar al punto en el que la OTAN pueda ayudarles", declaró. Pero varios meses de esfuerzos internacionales no permitieron hasta el momento avances significativos en las conversaciones entre los partidos políticos, suspendidas desde el pasado 20 de junio, mientras la guerrilla permanece sólidamente implantada en el norte del país.

Este lunes por la mañana, la policía detuvo al rector de la universidad albanesa de Tetovo, Fadil Souleymani, para interrogarle sobre sus supuestos vínculos con el UCK-M, según fuentes policiales.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores