Francia urge a Rusia por salida política en Chechenia

En su gira presidencial por Rusia, el Mandatario francés, Jacques Chirac, urgió a las autoridades moscovitas a alcanzar una salida política al conflicto armado que azota a la región de Chechenia. En la jornada de este martes, Chirac visitó al ex presidente ruso Boris Yeltsin, quien le agradeció su presencia por no olvidarse de los viejos amigos.

03 de Julio de 2001 | 11:44 | AP
SAMARA, Rusia.- El Presidente francés, Jacques Chirac, convocó este martes a que sea alcanzada una solución política en la guerra en Chechenia, y expresó su oposición a la pena de muerte, entrevistado por una emisora de radio de Moscú.

Chirac visitó también al ex presidente ruso Boris Yeltsin en su casa rural fuera de Moscú, la mañana del martes.

"Sus contactos con (el Presidente ruso Vladimir) Putin pueden evolucionar hacia la amistad, como pasó entre usted y yo", dijo Yeltsin a Chirac, en imágenes transmitidas por la televisión de Rusia. Tras dar al Mandatario francés un estrecho abrazo, Yeltsin añadió: "Gracias por reunirse conmigo y no olvidar a un viejo amigo".

Más tarde, Chirac partió a la ciudad de Samara, junto al Río Volga, para visitar una planta que fabrica los cohetes impulsores Soyuz y es parte de un ambicioso acuerdo por 1.800 millones de dólares anunciado el lunes, mediante el cual las fábricas rusas producirían partes para la ensambladora de aviones Airbus.

La emisora de radio Echo, el último medio de prensa independiente del imperio Media-Most en Rusia, entrevistó a Chirac un día después de que los agentes de seguridad irrumpieron en las oficinas de la radiodifusora en Moscú, como parte de una investigación por fraude contra el fundador del conglomerado de medios, Vladimir Gusinsky.

Antes, Chirac había destacado la importancia de la libertad de prensa, en un discurso ante varios estudiantes en Moscú. "La primera prioridad (del estado) es desde luego la consolidación de la democracia", dijo Chirac en la Universidad Estatal de Moscú. "Es el garante de los derechos de los ciudadanos y de sus libertades esenciales, entre las cuales, la primera es el derecho a expresarse y a estar informado, lo que implica naturalmente una completa libertad de prensa".

Gusinsky califica el caso en su contra como un intento por silenciar las críticas de sus empresas hacia el Kremlin. Los países occidentales, incluida Francia, han expresado preocupación ante ello, mientras que los funcionarios rusos insisten en que el caso tiene sólo causas legales y financieras.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores