Asesinato de católico aumenta la tensión en Irlanda del Norte

El ya entrampado proceso de paz en la provincia británica comienza a profundizarse cada vez más. Al esperado conflicto que podría producirse este fin de semana por la marcha de la orden de Orange, se sumó este miércoles el asesinato de un católico, presuntamente efectuado por miembros protestantes.

04 de Julio de 2001 | 09:23 | EFE
BELFAST.- El asesinato a tiros de un joven católico ocurrido este miércoles en Irlanda del Norte ha provocado una escalada de la tensión producida por el polémico desfile orangista de Dumcree, previsto para el próximo fin de semana.

El muchacho de 19 años, aún sin identificar, estaba en una carretera en las afueras de Antrim cuando desde una motocicleta le dispararon varios tiros.

La policía de Irlanda del Norte cree que el crimen puede haber sido cometido por miembros de algún grupo paramilitar unionista en protesta o represalia por las restricciones impuestas al desfile orangista.

Alan McQuillan, vice jefe de la policía de Irlanda del Norte, admitió que las características del asesinato indican que "algún tipo de grupo paramilitar estuvo implicado, en el sentido de que el ataque fue cometido de una forma muy fría y muy bien organizada".

Martin McManus, concejal de Antrim por el partido republicano Sinn Fein, señaló que no tiene "ninguna duda" de que se trata de un asesinato político. Los amigos de la víctima afirman que éste había sido amenazado en el pasado por los unionistas y aseguran que el crimen fue cometido en represalia por las restricciones sobre los desfiles orangistas.

La temporada de desfiles protestantes llega este año cuando el proceso de paz atraviesa una profunda crisis que incrementa la incertidumbre sobre el futuro de la autonomía en la provincia. La Comisión de Desfiles de Irlanda del Norte anunciará hoy su decisión sobre la petición que le formuló un grupo de unionistas para la revisión de las restricciones impuestas el año pasado y que prohíben que la marcha pase por el barrio católico de Carvaghy Road, en Portadown.

En medios católicos se espera que la Comisión mantenga la prohibición de que la marcha protestante pase por ese barrio católico, en su camino a la ermita de Dumcree, en conmemoración de la victoria unionista en la batalla del Boyne, en 1690.

Como cada año, el desfile orangista amenaza con provocar violentos enfrentamientos entre católicos y protestantes, lo que en esta ocasión ensombrecerá aún más las perspectivas del proceso de paz de Irlanda del Norte, que atraviesa una profunda crisis.

El Primer Ministro británico, Tony Blair, mantendrá esta noche en Londres una cena de trabajo con su colega irlandés, Bertie Ahern, para tratar de encontrar la forma de salvar el proceso de paz.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores