Netanyahu critica doble discurso de Arafat

El ex Primer Ministro de Israel afirma que mientras el líder palestino le dice a occidente que quiere convivir con los israelíes, a su pueblo le dice algo distinto: que "no quiere un estado al lado de Israel, quiere un estado en lugar de Israel".

05 de Julio de 2001 | 09:59 | Loreto Flores, emol.com
JERUSALEN.- Benjamin Netanyahu, el ex Primer Ministro de Israel, mantiene su desplante y fuerza que lo caracterizó durante su gobierno, en el que logró detener de manera significativa el terrorismo de grupos palestinos, pero en el que no se avanzó mayormente en el tema de la paz. Aunque actualmente no tiene un cargo activo en la política del país, porque como él mismo dice "estoy de vacaciones", dentro de la sociedad israelí no se descarta que se presente con éxito en las próximas elecciones como candidato de su partido el Likud (de derecha) al cargo que ocupó entre 1996 y 1999.

Durante cuarenta minutos conversó con la prensa en una reunión realizada en un barrio de judíos religiosos de la ciudad de Jerusalén, mientras en las cercanías de Tel Aviv, en la localidad de Yahud, estallaban dos coches bombas activados por palestinos, que causaron una decena de heridos, en represalia por la muerte de tres líderes de la Intifada (levantamiento palestino) a manos de israelíes.

Benjamin "Bibi" Netanyahu comienza aclarando que el problema que se vive en el Medio Oriente se basa fundamentalmente en un conflicto existencial y no en uno territorial.

Dice que la "genuina historia y el verdadero conflicto es la intención de destruir la historia judía, destruir la verdad y crear aquí una ficción".

"No es suficiente que los árabes tengan 23 estados, 500 veces el territorio del Estado de Israel, también quieren destruir el único estado judío y para hacer eso ellos fabricaron una historia", que según Netanyahu pretende hacer creer al mundo que los judíos sacaron de este país a una civilización y que los verdaderos originarios de la tierra son los árabes.

"Han tratado de hacer progresar este fin a través del crimen y del terror, intentando distorsionar el sentido de la justicia", enfatiza.

Y agrega que la gente cree que "la fundamentación de Israel es injusta, que nosotros desplazamos de aquí a este pueblo antiguo que estaba acá, entonces la gente no va a estar del lado de Israel y de alguna manera van a tolerar los crímenes y el terrorismo que ellos hacen. Si nosotros comenzamos a creer esa historia, entonces quedamos indefensos, porque puedes tener el Ejército más grande del mundo, pero si no estás armado de un sentido de justicia eres completamente vulnerable".

El conflicto

-¿Cuál es su diferencia y semejanza con el actual Primer Ministro de su partido Likud, Ariel Sharon?

-Nosotros ponemos primero la seguridad y después la paz, no por orden de preferencia sino por causalidad, porque si me hubiesen pedido que firme un tratado de paz que no se puede defender, la paz no va a valer más que la pieza de papel sobre la que fue firmada, porque nosotros estamos en un muy mal barrio, en un barrio muy duro, nuestro barrio incluye personas como Saddam Hussein, los Ayatolas, Omar Khadaffi, Arafat mismo.

Obviamente si Israel es débil y no se puede defender no puede defender la paz. Otra gente piensa que si firmas un papel eso te va a dar la seguridad.

Cuando las democracias firmaron acuerdos que eran débiles para defender la paz no duraron, ésta es la básica similitud de pensar de la gente del Likud. Yo diría hoy que la gran mayoría del público piensa de esta manera: primero seguridad y luego paz.

-¿Qué haría para resolver el conflicto en el que todavía se mantienen los atentados y los ataques?

-Hay dos temas: uno es la solución israelí para el problema del terror, el segundo es la solución israelí para el conflicto. En lo primero hay una solución para el terrorismo que ha sido demostrado una y otra vez. Terrorismo es meramente un método de combate para ciertos regímenes, típicamente en contra de las democracias y la forma de parar el terrorismo es combinar medidas políticas, económicas y militares en contra de los regímenes militares que las mantienen. Esto no significa que se pueda terminar con el conflicto, porque mientras que el núcleo del conflicto, que es la negación palestino-árabe y el rechazo a la existencia del estado de Israel... Solamente se solucionará el conflicto cuando el liderazgo palestino abandone el fin de erradicar a Israel.

Pero si ustedes leen la prensa palestina, que Arafat controla completamente, ustedes escuchan la radio y la TV palestina que él controla, no le dice al pueblo palestino que quiere un estado en Cisjordania con la mitad de Jerusalén como capital, eso es lo que les dice a ustedes, al occidente. Al pueblo le dice algo completamente diferente; él no quiere un estado al lado de Israel, quiere un estado en lugar de Israel. Es por eso que cuando le fue ofrecido en Camp David todo lo que él dice que quiere al mundo occidental, la Cisjordania, la mitad de Jerusalén como su capital, él dijo no, yo quiero Yaffo, Acco, Haifa. Mientras permanezca este tipo de liderazgo palestino no podremos terminar este conflicto. Podemos estabilizarlo, tener una paz fría.

Democracia versus dictaduras

Según Netanyahu, el problema esencial está en que "nuestros vecinos no tienen democracias, son dictaduras y Arafat puede decidir las trágicas consecuencias para el pueblo palestino si el objetivo se mantiene, la destrucción de Israel, y por supuesto Israel no va a ser destruido, pero el pueblo palestino no va a tener la paz. Esa no es una democracia, ningún palestino puede decir yo estoy en desacuerdo y ésa es la tragedia del pueblo palestino".

De acuerdo a Netanyahu, por ahora los palestinos no tienen opción, no importa lo que ellos piensen de Arafat. "Acá ustedes pueden preguntar qué pensamos de Sharon, de Barak, de Netanyahu, la gente decide. Allá Arafat decide y él decide cual va a ser la opinión pública palestina".

Sin embargo, el ex premier piensa que esta situación no va a durar por mucho más, porque la revolución de la información eventualmente va a llegar al mundo árabe y va a crear mayores niveles de libertad. "Ya está pasando en Irán y todos pueden ver las turbulencias que está creando y yo espero que pase aquí también, porque más libertad, más debate y más discusión en el mundo árabe va a ser mejor para los árabes y mejor para nosotros".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores