Poco optimismo en conversaciones de paz en el Ulster

Los negociadores deben llegar a un entendimiento para superar la crisis antes del 12 de agosto; de lo contrario, se suspendería la Asamblea norirlandesa o se convocarían elecciones para elegir a un nuevo Gobierno autónomo en la región, una opción que podría favorecer a los partidos radicales.

14 de Julio de 2001 | 10:47 | EFE
REINO UNIDO.- Las conversaciones sobre el proceso de paz en Irlanda del Norte se acercan a un final sin que aparentemente haya muestras de acuerdo, según informó hoy, sábado, el dimisionario ministro principal, David Trimble.

Trimble abandonó este mediodía la reunión que mantienen en Weston Park (norte de Inglaterra) los Gobiernos de Londres y Dublín con los partidos norirlandeses favorables al Acuerdo de Viernes Santo del 10 de abril de 1998 porque -dijo- tenía que tomar un avión.

En la mesa de negociaciones, en la que se sientan los primeros ministros británico, Tony Blair, e irlandés, Bertie Ahern, continúan sin embargo el resto de dirigentes del Partido Unionista del Ulster (UUP), que preside Trimble, y de las formaciones políticas favorables al acuerdo de paz.

"No me siento demasiado optimista" sobre las conversaciones, afirmó Trimble, quien declinó precisar detalles sobre el balance final de esta sesión negociadora, cuyos resultados -añadió- serán probablemente hechos públicos en un comunicado esta tarde.

"No es posible saber si todo este esfuerzo finalmente fracasará", comentó Trimble, y recalcó que el "éxito" de las negociaciones depende de los republicanos, que deben cumplir de una vez por todas el "riguroso deber" de desarmarse.

"No puedo anticipar el final de las negociaciones ni si finalmente se llegará a un entendimiento", insistió Trimble, quien valoró no obstante la celebración de estas reuniones que, a su juicio, no se habrían producido si no hubiera dimitido el pasado 1 de julio con el objetivo de forzar el desarme del IRA.

Por su parte, la ministra norirlandesa Bairbre de Bruin, del Sinn Fein, quien también dejó la mesa de negociación pese a la permanencia en ella del resto de correligionarios de su partido, recomendó ceñirse al acuerdo de paz de forma global y no sólo a la cuestión del desarme.

Según este acuerdo, los negociadores deben llegar a un entendimiento para superar la crisis antes del 12 de agosto; de lo contrario, se suspendería la Asamblea norirlandesa o se convocarían elecciones para elegir a un nuevo Gobierno autónomo en la región, una opción que podría favorecer a los partidos radicales.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores