Duras críticas contra Israel por ataque en Naplusa

El martes, Israel lanzó un ataque contra una oficina del Movimiento de Resistencia Islámica palestino (Hamas) en la ciudad autónoma palestina, que dejó ocho muertos, seis miembros del Hamas y dos niños.

01 de Agosto de 2001 | 08:16 | AFP
GINEBRA.- La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Mary Robinson, manifestó este miércoles su "profunda consternación" luego del ataque israelí en Naplusa y la escalada de la violencia que suscitó, en una declaración que se suma a otras críticas ya formuladas por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña.

"Esta violación diaria del derecho a la vida debe cesar", pidió Robinson en un comunicado publicado por su secretaría en Ginebra.

"La violencia no conduce a la resolución de conflictos, sino, por el contrario, a engendrar más sufrimientos y agravar la situación", subrayó la ex presidenta de la República de Irlanda.

El martes, Israel lanzó un ataque contra una oficina del Movimiento de Resistencia Islámica palestino (Hamas) en la ciudad autónoma palestina, que dejó ocho muertos, seis miembros del Hamas y dos niños.

Con sus declaraciones, Robinson se convirtió en la segunda voz dentro de la ONU que condenó el ataque de Israel en Naplusa, ya que el martes la oficina del coordinador especial de las Naciones Unidas para el proceso de paz en Oriente Medio (UNSCO) había dado a conocer un comunicado en el mismo sentido.

"En el momento en que el alto el fuego es tan frágil, el UNSCO encuentra particularmente lamentable que en las últimas 36 horas, 16 palestinos, dos de ellos niños, hayan muerto y otros hayan resultado heridos en acciones llevadas a cabo por las fuerzas israelíes", destacó el coordinador en un comunicado.

Además, la operación israelí fue duramente criticada por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, que acusaron a Israel de "provocar" una escalada de la violencia.

Desde Washington, el departamento de Estado norteamericano había calificado de "excesivo" este ataque, mientras que el presidente George W. Bush prometió seguir tratando de "romper el ciclo de la violencia" en Medio Oriente.

El ataque en Naplusa "representa una escalada, es altamente provocador y hace más difíciles los esfuerzos por restaurar la calma", había señalado Charles Hunter, portavoz del Departamento de Estado.

En tanto, el gobierno británico condenó "el asesinato" por parte de Israel de seis miembros del Hamas y la muerte de dos niños en Naplusa. "Gran Bretaña no puede aceptar el asesinato selectivo de militantes palestinos por parte de Israel", declaró el secretario de Estado británico de Relaciones Exteriores, Ben Bradshah, en un comunicado.

Por su parte, Francia denunció el martes una "dramática escalada de la violencia" luego del ataque israelí, estimando que la situación en Medio Oriente está en "un camino sin salida", en una declaración del ministro francés de Relaciones Exteriores, Hubert Vedrine.

Sin embargo, todos estas críticas fueron desestimadas por un alto responsable israelí, quien afirmó a la AFP que Israel "sólo ejerció su derecho a la autodefensa".

"Aquellos que nos dan lecciones harían exactamente lo mismo si supieran que un atentado se prepara del otro lado del Potomac o del Sena", dijo, en alusión a Washington y París.

"Es lo mínimo que podía hacer Israel en estas condiciones, porque es imposible contentarse con responder golpe por golpe. A veces, es necesario adelantarse", agregó este responsable que pidió permanecer en el anonimato.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores