ONU revisará operaciones de Oficina de Refugiados

En una primera auditoría se descubrió que este departamento delegó una gran parte de sus responsabilidades a socios para implementar los programas sin contar con garantías de que tenían la capacidad de cubrir con las exigencias mínimas.

01 de Agosto de 2001 | 19:22 | AP
NACIONES UNIDAS.- Los auditores de las Naciones Unidas planean revisar las operaciones del Alto Comisionado para Refugiados en situaciones de emergencia, después que dos auditorías al programa para ayudar a 450.000 refugiados albano kosovares en 1999 subrayaron un mal manejo administrativo que provocó el dispendio de fondos.

El subsecretario general de la ONU, Dileep Nair, señaló en un informe de la segunda auditoría, dada a conocer el miércoles, que el organismo ha obtenido "un avance significativo" en afrontar "las graves deficiencias" detectadas en la auditoría inicial efectuada al programa de emergencia, por 56 millones de dólares.

El funcionario indicó, sin embargo, que se necesita mejorar aún más para asegurarse que el personal del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) mantenga un control efectivo de todos los programas de emergencia, de sus presupuestos y sus activos.

Igualmente pidió una vigilancia más efectiva de los "socios" que implementan programas para la ACNUR, tanto organismos gubernamentales como de voluntarios, para asegurarse que han concluido sus trabajos a tiempo y dentro del presupuesto.

La ACNUR comenzó su programa de emergencia en Albania en marzo de 1999, cuando la OTAN inició una ofensiva aérea de 78 días para detener los ataques del Presidente yugoslavo Slobodan Milosevic en contra de los separatistas de etnia albanesa en la provincia de Kosovo.

Aproximadamente 450.000 kosovares de etnia albanesa huyeron hacia Albania, donde permanecieron hasta que terminaron los bombardeos en junio. Entonces, la inmensa mayoría regresó de manera espontánea a casa.

En noviembre de 1999, la Oficina de Servicios de Vigilancia Interna, que encabeza Nair, condujo su primera auditoría y descubrió que la ACNUR se saltó a su propia oficina principal y delegó una gran parte de sus responsabilidades a socios para implementar los programas sin contar con garantías de que tenían la capacidad de cubrir con las exigencias mínimas.

Auditores externos no pudieron confirmar que cerca de 13 millones de dólares de la ACNUR fueron entregados a un ministerio del gobierno albanés para llevar a cabo proyectos, como el de pagar a las familias que albergaban a refugiados, y que esos fondos fueron empleados de manera adecuada, indicó el informe.

En otro ejemplo, el documento señala que otro socio no identificado gastó 975.000 dólares de los fondos de la ACNUR para adquirir 39 autobuses usados, que tenían entre 15 y 22 años de uso, a un precio promedio de 25.000 dólares.

Hace menos de un año, 17 de esos autobuses estaban en tan malas condiciones que valían apenas 19.000 dólares.

Un mecánico calculó que autobuses similares, pero en excelentes condiciones podrían costar menos de 6.000 dólares en el mercado local, añade el informe.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores