Rebeldes filipinos decapitan a cuatro rehenes

La milicia de Abu Sayyaf, que desea instaurar un estado islámico en el país, secuestró además a una treintena de personas.

04 de Agosto de 2001 | 09:54 | Reuters
ZAMBOANGA.- Rebeldes musulmanes decapitaron a otras cuatro personas, aumentando a nueve el número de rehenes muertos desde que la guerrilla del líder rebelde Abu Sayyaf atacó a un poblado cristiano y secuestró a un grupo de civiles hace dos días, dijo el sábado el ejército filipino.

Las autoridades filipinas y grupos civiles dijeron haber recuperado otros cuatro cuerpos sin cabezas en dos poblados de la isla Basilan, a unos 900 kilómetros al sur de Manila.

Hasta ahora han sido encontrados nueve rehenes cristianos presuntamente ejecutados por el grupo de Abu Sayyaf, que el jueves atacó la localidad de Balobo, cerca de la ciudad de Lamitan, y secuestró a más de 30 personas.

"Todos están muy tristes. Debería haber un operativo para detenerlos", dijo a la prensa el alcalde de Lamitan, Inocente Ramos.

"Creo que tres grupos atacaron el poblado. Pienso que las víctimas fueron decapitadas la misma noche del ataque", agregó Ramos.

Ramos indicó que 140 familias han sido evacuadas de Balobo.

El ejército informó que dos pobladores lograron escapar después del atentado y que nueve fueron liberados.

Uno de los liberados llevó un mensaje de amenaza de los guerrilleros, indicando que si no se detiene la ofensiva militar contra Abu Sayyaf matarían al resto de los secuestrados.

Sin embargo, las autoridades militares prometieron seguir combatiendo a los guerrilleros, mientras que líderes políticos demandaron al gobierno el envío de tropas adicionales lo antes posible porque los pobladores están aterrorizados y podrían empezar a perder la confianza en las autoridades.

En las primeras horas del sábado, el ejército informó sobre el hallazgo de un cuerpo decapitado en la ciudad de Limook. La víctima era supuestamente una de las personas secuestradas el jueves.

La policía recuperó el viernes otros cuatro cuerpos sin cabezas en los alrededores del poblado atacado, que se encuentra muy cerca de un conocido bastión guerrillero.

Los muertos fueron identificados por sus familiares como parte del grupo secuestrado.

Entre tanto, la policía trata de confirmar versiones de que dos cuerpos más habrían sido hallados en una zona controlada por Abu Sayyaf.

La presidenta filipina, Gloria Macapagal Arroyo, dijo el viernes que no tolerará chantajes de la guerrilla, en tanto que los jefes militares calificaron las decapitaciones como una táctica de Abu Sayyaf para distraer su atención, pero que nada los alejará de su objetivo principal de erradicar a los extremistas.

La milicia de Abu Sayyaf dice que su lucha es por un estado islámico independiente en el sur de Filipinas, una nación mayormente católica.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores