Policía italiana admite excesos en cumbre G-8

El máximo jefe de la policía italiana, Gianni De Gennaro, admitió que los efectivos que resguardaron la seguridad de Génova durante la cumbre que reunió a los líderes de las 7 naciones industrializadas y Rusia (G-8) cometieron "excesos" y "comportamientos ilegales" en contra de los manifestantes antiglobalización, que causaron la muerte a uno de ellos.

08 de Agosto de 2001 | 10:24 | AFP
La policía italiana reprimió más de la cuenta a los manifestantes antiglobalizaciónROMA.- El jefe de la policía italiana, Gianni De Gennaro, admitió este miércoles "excesos" y "comportamientos ilegales" de la policía para mantener el orden público durante la cumbre del G-8 en Génova, que se desarrolló entre el 20 y 22 de julio en esa localidad italiana.

"Es posible que las condiciones de guerrilla creadas por criminales violentos hayan provocado en algunos casos excesos en el uso de la fuerza por parte de destacamentos, y en otros casos episodios individuales de comportamientos ilegales, los cuales serán severamente castigados", declaró De Gennaro ante la comisión de información parlamentaria designada para investigar las violencias cometidas durante la cumbre del G-8.

El alto funcionario aseguró que los disturbios no fueron provocados sólo por los "Black Block" (grupos extremistas que visten de negro), sino también por "un número elevado de manifestantes preparados para enfrentarse a las fuerzas del orden".

Citó como ejemplo emblemático "el ataque en masa contra la zona roja". Para De Gennaro, lo que ocurrió en Génova "marca la expansión y confirmación a nivel internacional de un nuevo sujeto que intenta hacer coexistir a los pacifistas auténticos con algunos componentes extremistas y de tipo subversivo".

El jefe de la policía rechazó las acusaciones de haber concetrado sus fuerzas sobre la protección de la zona roja, dejando de lado la ciudad en manos de los manifestantes. "6.800 hombres fueron movilizados fuera de la zona roja para garantizar la seguridad a otros barrios durante la cumbre", se excusó.

Según él, se hizo "el máximo para cumplir con los objetivos que el gobierno se había fijado: el desarrollo sereno de la cumbre para las delegaciones, una ciudad vivible y el derecho de manifestar dentro del respeto de la ley".

Las declaraciones del jefe de la policía italiana suscitaron inmediatas reacciones. Los parlamentarios del post-facista partido Alianza Nacional pidieron la cabeza de De Gennaro, invitándolo a que "se asuma sus responsabilidades".

También la Unión Sindical de la Policía, una de las organizaciones sindicales de las fuerzas del orden, pidió al jefe de la policía su renuncia, ya "que admitió implícitamemnte el fracaso de sus decisiones durante el G-8".

Durante los disturbios por el G-8 un manifestante antiglobalización de 23 años murió por disparos de un conscripto policía y cientos de personas fueron heridas. La policía italiana fue acusada de numerosos abusos y arbitrariedades, en ocasiones registrados por las cámaras de televisión del mundo, lo que suscitó protestas e indignación en toda Europa y la apertura de investigaciones sobre el caso.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores