Jatami presta juramento en Irán tras crisis constitucional

Tras prestar el juramento, el Mandatario reelecto criticó las "interpretaciones viejas y superficiales" impuestas en nombre del Islam. El clérigo, que obtuvo el cargo por primera vez en 1997, dijo que sus prioridades seguirán siendo la adopción de la "democracia islámica" y hacer valer el imperio de la ley.

08 de Agosto de 2001 | 10:35 | AP
TEHERAN.- El Presidente Mohammad Jatami prestó el miércoles juramento para desempeñar un segundo mandato de cuatro años y prometió continuar con las reformas pese a su elevado precio, según dijo.

Tras prestar el juramento, Jatami criticó las "interpretaciones viejas y superficiales" impuestas en nombre del Islam. Fue interrumpido en varias ocasiones durante su discurso por los aplausos y gritos de apoyo, especialmente al indicar que eliminará del panorama político la violencia, el odio y las acusaciones infundadas.

La ceremonia tuvo lugar en el Majlis, o Parlamento, al día siguiente que los aliados de Jatami en la legislatura dominada por los reformistas cedieron ante los integristas y dejaron que llenaran las vacantes en la comisión supervisora. La disputa fue el último capítulo en la lucha por el poder entre reformistas y conservadores que bloqueó muchos de los cambios propuestos Jatami para aliviar la rigidez de las normas políticas y sociales.

"Presto el juramento de cargo para renovar mi promesa a la nación que una vez más me eligió con los ojos abiertos pese a los problemas y las crisis creadas", indicó Jatami. "Hemos pagado un elevado precio por esta causa. Parte del entramado sufrió graves daños. Podría haber logrado más y haber pagado menos".

El presidente de la Corte Suprema, el ayatola Mahmoud Jashemi Shahroudi, tomó el juramento a Jatami, que no sonrió ni una vez en la ceremonia.

El clérigo, que obtuvo el cargo por primera vez en 1997, dijo que sus prioridades seguirán siendo la adopción de la "democracia islámica" y hacer valer el imperio de la ley. Los integristas, entre ellos el ayatola Alí Jamenei, insisten en que la prioridad del gobierno debería ser solucionar los problemas económicos.

La rígida interpretación del islamismo por parte de los integristas crea restricciones políticas y sociales en un país que, mayoritariamente, respalda el esfuerzo innovador y reformista de Jatami. Pese a que vieron mermar su popularidad en los últimos cinco años, los integristas lograron retener el control de instituciones claves como el poder judicial y el Consejo de los Guardianes, el máximo organismo revolucionario.

La ceremonia de juramento fue retrasada el fin de semana después que el parlamento rechazó dos candidatos postulados para cubrir dos vacantes en el Consejo de los Guardianes, compuesto por 12 miembros. Conforme a la constitución, el Consejo de los Guardianes debe estar presente en la toma de posesión presidencial.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores