Corte Suprema investiga a presidente del Senado en Brasil

Como medida preliminar, el tribunal judicial ordenó la suspensión del secreto bancario, fiscal y telefónico de Jader Barbalho, en un hecho inédito contra un senador de la República.

08 de Agosto de 2001 | 17:24 | Agencias
BRASILIA.- El presidente del Senado brasileño, Jader Barbalho, será sometido a investigación por cargos de corrupción, informó el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Marco Aurelio Mello de Farías.

El magistrado manifestó que el STF tiene en su poder un informe del Banco Central sobre el movimiento de dineros del Banco de Pará entre 1983 y 1987, tiempo en el que Barbalho fue gobernador del estado de Pará "que muestra que hubo una presunta utilización indebida de los recursos bancarios".

Agregó que el Fiscal General de la República, Geraldo Brindeiro, solicitó al STF una investigación criminal sobre ese hecho y otras acusaciones en contra de Barbalho.

Como medida preliminar, el tribunal judicial ordenó la suspensión del secreto bancario, fiscal y telefónico de Barbalho desde 1983, en un hecho inédito contra un senador de la República.

Sobre Barbalho pesan, además, acusaciones de entrega de títulos falsos de tierras cuando era ministro de Reforma Agraria en 1987 a cambio del pago de comisiones.

Por uno de esos títulos habría recibido 5 millones de dólares. Las personas que se favorecieron con el título falso de una hacienda que fue expropiada por el estado recibieron 10 millones de dólares de indemnización, dijo el fiscal de Brasilia, Luiz Francisco de Souza.

El presidente del Senado también es acusado de haber vendido edificios del Ministerio de Seguridad Social cuando era el titular de esa cartera estatal sin haber cumplido con las formalidades de ley y de haber cometido un presunto tráfico de influencias para la designación de sus amigos en cargos ejecutivos de las Superintendencias de Desarrollo de la Amazonia y del Noreste.

De acuerdo con las investigaciones, esos organismos favorecieron con contratos a algunas de las empresas de Barbalho y de sus familiares.

El Presidente Fernando Henrique Cardoso desarticuló esas dos superintendencias en mayo para su reestructuración. Barbalho solicitó en julio una licencia de 60 días para defenderse de las acusaciones y el miércoles entregó al presidente interino del Senado, Edison Lobao, varios extractos de sus cuentas bancarias en la década de los años 80.

Barbalho, quien fue hasta hace pocos meses presidente del gobiernista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), negó todas las acusaciones y se declaró "víctima" de sus enemigos políticos.

Barbalho ha manifestado con reiteración que no renunciará al cargo ni a su mandato parlamentario, pese a que militantes de su partido, el PMDB, consideraron que era la mejor salida para evitar su expulsión del congreso.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores