Esposa de obispo católico dice que podría estar embarazada

La esposa del controvertido arzobispo que contrajo matrimonio por medio de la secta Moon, a pesar de la oposición de El Vaticano, admitió este lunes en la Plaza San Pedro que podría estar embarazada y amenazó con iniciar una huelga de hambre si no ve pronto a su marido, quien -según fuentes romanas- está en un retiro espiritual en algún punto de Italia.

13 de Agosto de 2001 | 17:00 | Reuters
CIUDAD DE VATICANO.- La esposa del controvertido arzobispo católico Emmanuel Milingo ingresó este lunes a la Basílica de San Pedro, rogó a Dios que le devolviera a su esposo y dijo que era posible que estuviera embarazada.

"Tengo un retraso", dijo María Sung cuando se le preguntó sobre las noticias de que podría estar embarazada.

La coreana de 43 años, que fue asediada por los periodistas frente a la basílica, también reiteró la amenaza de que iniciaría una huelga de hambre hasta que pueda ver a su esposo, quien se encuentra en un retiro espiritual.

"Monseñor Milingo sabe la fecha de mi último período, por lo tanto, deberían preguntarle a él", agregó tras rezar en el Vaticano. "No se si es cansancio físico por todo el viaje o si estoy embarazada, pero esperaré hacer una prueba de embarazo con él", declar a través de un intérprete.

Sung y Milingo contrajeron matrimonio en Nueva York en mayo, cuando el arzobispo zambiano escandalizó al mundo católico al unirse a la Iglesia Unificación del reverendo Sun Myung Moon.

La semana pasada, Milingo, controvertido curandero y exorcista, sorpresivamente apareció en Italia en un aparente intento por hacer las paces con el Papa Juan Pablo II. Sung viajó posteriormente y exigió volver a verlo. "Si estoy esperando un bebé, sería beneficioso para la criatura conocer a su padre. Querrá conocer a su padre", agregó Sung, quien dijo que el martes comenzaría su huelga de hambre.

El arzobispo, de 71 años, no ha sido visto en público desde hace cinco días. Un italiano que afirma ser el portavoz de Milingo dijo que está en un retiro espiritual en algún lugar de Italia y que no regresará hasta dentro de dos o tres semanas.

En una visita cuidadosamente coreografiada a la sede del poder católico, Sung, vestida de forma elegante, se dirigió al altar principal de la Basílica de San Pedro, tomó asiento y rezó durante unos 10 minutos. "Le dije a Dios que si no quiere que muera debe devolverme a mi esposo", dijo con compostura, rodeada de un grupo de guardaespaldas y un traductor.

Los guardias del Vaticano y de seguridad italiana tuvieron problemas para controlar a más de 50 periodistas que la siguieron.

Antes de entrar a la iglesia, Sung tomó un pañuelo rojo y rompió en llanto frente a un grupo de fotógrafos. Se dirigió a la Plaza de San Pedro y se sentó en cuclillas para meditar en el obelisco que se encuentra en el centro de la plaza.

La Iglesia Católica Romana no reconoce el matrimonio de Milingo, pero si sale a relucir que su unión fue consumada podría complicar una situación que de por sí ya es compleja.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores