Retrasos en los trabajos hacen temer suspensión reflote "kursk"

El servicio de prensa de la Armada rusa informó que los buzos que trabajan a 108 metros de profundidad han practicado 13 de las 26 "ventanas tecnológicas" a las que se fijarán los cables con que se prevé izar a la superficie el submarino siniestrado.

14 de Agosto de 2001 | 08:15 | EFE
MURMANSK, Rusia. - Los trabajos preparatorios para reflotar el submarino nuclear "Kursk" han sufrido retrasos que hacen temer la suspensión de la operación de rescate en el mar de Barents, pese a las declaraciones oficiales de que todo marcha según el plan.

El servicio de prensa de la Armada rusa informó hoy de que los buzos que trabajan a 108 metros de profundidad han practicado 13 de las 26 "ventanas tecnológicas" a las que se fijarán los cables con que se prevé izar a la superficie el submarino siniestrado.

Los trabajos en el casco del sumergible comenzaron hace casi un mes y sólo fueron interrumpidos el pasado día 12, cuando se cumplió el primer aniversario del hundimiento del "Kursk", desastre que costó la vida a sus 118 tripulantes.

El Gobierno ruso contrató, con un coste de 65 millones de dólares, los servicios de la empresa holandesa Mammoet, sin experiencia en rescates similares, para izar el "Kursk" a la superficie, decisión que suscitó críticas incluso entre los altos mandos navales.

Aunque el mando de la Armada comunicó que el corte de la proa del submarino debía de haber comenzado la semana pasada, hasta hoy los respectivos equipos no habían llegado a la zona del naufragio.

Esta operación es imprescindible para garantizar la seguridad del rescate, ya que según las autoridades rusas en la roda del "Kursk", destrozada por una devastadora explosión, podría haber aún torpedos sin detonar.

En la víspera, el jefe de la representación rusa en Mammoet, Viacheslav Zajárov, indicó que "aún no hay fecha" para la llegada al lugar del naufragio de la barcaza "Carrier", que debe llevar los equipos para cortar la proa del sumergible.

"No quisiera entrar en detalles, pero puedo afirmar que el retraso obedece exclusivamente a problemas de orden técnico", dijo el ejecutivo.

El levantamiento del "Kursk", previsto para el próximo 15 de septiembre, es una verdadera carrera contrarreloj, ya que después de esa fecha las condiciones del tiempo en el mar de Barents se tornan adversas y pueden hacer imposible el rescate.

Según algunos expertos, para garantizar la seguridad de la operación se requieren al menos tres días de buenas condiciones meteorológicas, tiempo que demorará el izado del "Kursk" a la superficie y su remolque hasta el dique seco de Rosliakovo.

"La operación de rescate del 'Kursk' es una aventura onerosa y condenada al fracaso", escribió hoy el semanario "Versia", que adelanta que ya en los próximos días las autoridades anunciarán la suspensión de los trabajos hasta el año que viene.

La publicación citó a un corresponsal de la Armada, el único periodista que ha podido acceder al barco nodriza "Mayo", desde donde se efectúan las inmersiones, que aseguró que los pronósticos más optimistas calculan en al menos diez días el retraso de los trabajos respecto del cronograma inicial.

"La causa principal (de los retrasos) son las constantes fallos de los equipos de apoyo para las inmersiones de los buzos, las roturas de los aparatos que se emplean para cortar el casco y el empeoramiento de las condiciones del tiempo", reveló el semanario.

Según "Versia", el comandante en jefe de la Armada, el almirante Vladímir Kuroyédov, censuró personalmente un despacho en el que el corresponsal naval que estuvo a bordo del "Mayo" describía el pesimismo de los especialistas y de los responsables del rescate.

Además han surgido "problemas técnicos" con la barcaza "Giant", que no sólo servirá de base para las bombas hidráulicas que levantarán al "Kursk" desde el fondo del mar, sino que también remolcará al submarino averiado hasta el dique seco.

Hace un año, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, prometió solemnemente a los familiares de los tripulantes del "Kursk" que el submarino sería reflotado en 2001, promesa que algunos expertos vieron como un gesto de voluntarismo.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores