Israel teme guerra regional

Según un pronóstico quinquenal del ejército israelí, un incidente importante, como un ataque terrorista de gran escala, tanto en el frente palestino como a lo largo de la tensa frontera de Israel con Líbano, podría desencadenar una guerra en Medio Oriente.

16 de Agosto de 2001 | 09:24 | AP
JERUSALEN.- Los enfrentamientos entre Israel y los palestinos podrían prolongarse varios años y derivar en una guerra regional, según un pronóstico quinquenal del ejército israelí citado el jueves en un diario local.

Los planificadores militares creen también, según el diario "Haaretz", que en el mejor de los casos Israel podría lograr un cese temporal de hostilidades con Yasser Arafat pero incluso eso es improbable. El líder palestino asume que el tiempo está de su lado, según la opinión de los planificadores israelíes.

Cuando se cuestionó al ministro de Defensa israelí Binyamin Ben-Eliezer sobre el pronóstico, respondió que era "insensato", pero luego reconoció que el conflicto con los palestinos "es un problema que no parece tener una solución en el futuro cercano".

Ben-Eliezer dijo a radio Israel que el gobierno de su país está esforzándose para poner fin a los combates, que ya se han prolongado durante 11 meses. Más de 700 personas han muerto desde septiembre, tres cuartas partes de ellas palestinos.

Haaretz dijo que el pronóstico a cinco años forma parte de una evaluación estratégica anual del ejército y todavía no ha sido terminado.

El diario señala que los planificadores creen que los combates entre israelíes y palestinos podrían continuar durante los cinco años considerados por el estudio, es decir hasta el 2006. Además, el informe agrega que un incidente importante, como un ataque terrorista de gran escala, tanto en el frente palestino como a lo largo de la tensa frontera de Israel con Líbano, podría desencadenar una guerra regional.

Ben-Eliezer se mostró escéptico ante la probabilidad de una guerra regional pero agregó que "es nuestra obligación prepararnos para una larga batalla".

Mientras tanto, tropas israelíes mantenían el jueves sus posiciones en las afueras de la población cisjordana de Beit Yala, controlada por los palestinos.

La noche del martes, Ben-Eliezer envió soldados y vehículos blindados de transporte de personal hacia el barrio de Guilo, en las afueras de Jerusalén, luego que se recibieron disparos desde Beit Yala. Guilo es un vecindario judío construido en tierras que Israel capturó en la Guerra de Medio Oriente de 1967 y anexó a Jerusalén.

El ministro de Defensa confirmó el jueves que canceló una incursión a Beit Yala en el último minuto, luego que los palestinos le aseguraron que el tiroteo cesaría.

Ben-Eliezer dijo que Israel no tiene interés en volver a ocupar las áreas que devolvió al control palestino, pero que los tiroteos contra Jerusalén no serán tolerados.

Por otra parte, un conductor de camión israelí resultó lesionado en un tiroteo cerca de Jerusalén la noche del miércoles y cinco palestinos sufrieron heridas leves en otra batalla a balazos con soldados israelíes cerca de la ciudad cisjordana de Dura.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores