Ejército israelí mantiene sitiada ciudad palestina de Beit Jala

Mientras los efectivos del ejército judío seguían en sus posiciones en la ciudad autónoma palestina de Beit Jala y los líderes internacionales llamaban para echar pie atrás en esa decisión, miles de palestinos acudieron este martes al funeral del líder del FPLP asesinado por ayer por misiles disparados por helicópeteros israelíes tras una orden del Premier Ariel Sharon.

28 de Agosto de 2001 | 17:24 | AFP
El ejército israelí mantiene sus posiciones en Bei JalaBELEN, Cisjordania.- Las fuerzas israelíes mantenían este martes sus posiciones en la localidad autónoma de Beit Jala, en Cisjordania, mientras los palestinos enterraban a uno de sus dirigentes políticos, Abú Alí Mustafá, asesinado la víspera por Israel.

La violencia seguía presente en el terreno, con dos muertos y 27 heridos palestinos, en el undécimo mes de la Intifada. "La operación de Beit Jala se mantiene y se desconoce el tiempo que necesitará el Ejército para concluir su (actual) misión", declaró el general Gershon Yitzhak, comandante de las fuerzas israelíes en Cisjordania.

El gobierno del Primer Ministro israelí, Ariel Sharon, habilitó al Ejército a adoptar "todas las medidas necesarias para que cesen los disparos contra Gilo", destacó, refiriéndose a ese barrio de colonización judía ubicado en la periferia de Jerusalén este, ocupada y anexada por Israel desde junio de 1967.

Según la radio pública israelí, Sharon, y su ministro de Defensa, Binyamin Ben Eliezer, decidieron mantener hasta nueva orden a las fuerzas israelíes en Beit Jala.

Estados Unidos reclamó a Israel que retire sus fuerzas de Beit Jala, al estimar que su presencia allí "agrava las cosas".

"Los israelíes deben comprender que incursiones como ésta no resuelven los problemas de seguridad, sino que sólo agravan las cosas", declaró el portavoz del departamento de Estado, Richard Boucher.

Gran Bretaña también pidió horas antes a Israel su "retiro inmediato" de Beit Jala, estimando que "viola los acuerdos firmados".

El ministro israelí de Relaciones Exteriores, Shimon Peres, mantuvo este martes numerosos contactos teléfonicos con dirigentes internacionales para intentar calmar la situación en el sector de Gilo-Beit Jala, indicó por la noche un comunicado de su cartera. "El ejército israelí está dispuesto a partir de Beit Jala, pero es necesario frenar los disparos contra Gilo, y los dirigentes internacionales deben exigirlo a Yasser Arafat", indicó por la noche un comunicado del ministerio israelí de Relaciones Exteriores.

Durante la jornada y la noche se registraron disparos palestinos en dirección de militares israelíes en Beit Jala y en Gilo. Los militares respondieron, hiriendo a dos palestinos.

Un obús de mortero fue disparado contra una escuela de un barrio de Jerusalén oriental, provocando daños materiales pero no heridos, anunció la televisión israelí.

La noche de este martes, fuerzas israelíes ingresaron en el campamento de refugiados de Aida, en sector palestino autónomo en Belén, Cisjordania, indicaron testigos. Ese campamento está cerca de Beit Jala.

Durante la madrugada de este martes, el Ejército israelí había invadido "posiciones dominantes" en Beit Jala, luego de disparos palestinos contra Gilo, los primeros desde hacía dos semanas.

Durante la incursión israelí murió un policía palestino y ocho palestinos resultaron heridos, uno de ellos de gravedad. Entre las filas del Ejército israelí no se registraron víctimas.

Masivo funeral

Mientras tanto, decenas de miles de personas asistieron en El Biré, Cisjordania, a los funerales del jefe del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), Abú Alí Mustafá, asesinado el lunes por Israel.

Miles de palestinos acudieron al funeral de Alí MustafáEl Presidente palestino, Yasser Arafat, sostuvo que el asesinato del jefe del FPLP, fue un "crimen que apuntó al proceso de paz. Ese crimen apuntó no solamente a un héroe nacional palestino, sino también al proceso de paz".

A los funerales de Alí Mustafá, acudieron unas 6.000 personas, según corresponsales de la AFP y también el número dos de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Mahmud Abbas (Abú Mazen). Durante el entierro de Alí Mustafá se escucharon llamados a la venganza y violentas diátribas contra Estados Unidos.

"Estados Unidos es la cabeza de la serpiente y debe ser tratado como tal. Todos los mártires de la historia (contemporánea), de América Latina a Palestina fueron asesinados con armas norteamericanas", declaró Wissam Rafidi, un responsable del FPLP.

Para los palestinos y para el mundo árabe, las declaraciones del pasado viernes del Presidente norteamericano George W. Bush, reprochando a Arafat no hacer lo suficiente para reducir la violencia, fueron interpretados por Israel como una "luz verde" para seguir adelante su ofensiva.

El Presidente egipcio, Hosni Mubarak, instó al ministro israelí de Relaciones Exteriores, Shimon Peres, a reanudar "inmediatamente las negociaciones con la Autoridad Palestina sin esperar el cese de los actos de violencia".

En el sur de Cisjordania un miembro de la seguridad preventiva palestina murió alcanzado por un disparo de un tanque israelí contra un retén palestino. Otros cuatro palestinos, miembros de la Fuerza 17, guardia de Arafat, resultaron heridos en la entrada de la localidad de Dura, cerca de Hebrón.

Un palestino que la noche de este martes había resultado gravemente herido por disparos de soldados israelíes en Rafá, sur de la Franja de Gaza, falleció, indicó una fuente hospitalaria. Taher al Dabbas, de 17 años, había sido alcanzado de un balazo en la cabeza, cerca de la frontera entre la Franja de Gaza y Egipto.

Con ese deceso asciende a 750 la cantidad de muertos desde que comenzó la Intifada, entre ellos 574 palestinos y 154 israelíes.

Además, la madrugada del martes el Ejército israelí derribó con excavadoras 14 viviendas en el sector de Rafá (sur), durante una incursión que duró varias horas. Otras 20 casas resultaron dañadas y 22 palestinos fueron heridos.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores