Miles de argentinos protestaron nuevamente por ajuste fiscal

La concentración comenzó después del mediodía, cuando densas columnas de manifestantes marcharon por las avenidas y calles de esta capital enarbolando banderas, globos y pancartas, al son de ensordecedores tambores y bombos, y coreando consignas e insultos contra De la Rúa y su ministro de economía Domingo Cavallo.

29 de Agosto de 2001 | 16:56 | AP
Protestantes frente a la Casa RosadaBUENOS AIRES.- Una multitud de trabajadores, jubilados y desempleados enrolados en las dos principales centrales sindicales convergieron este miércoles en la Plaza de Mayo, frente a la gubernamental Casa Rosada, para repudiar las severas medidas de austeridad del Presidente Fernando de la Rúa.

Las dos fracciones de la dividida Confederación General del Trabajo -tradicional baluarte peronista- se olvidaron por algunas horas de sus diferencias y juntaron sus fuerzas para protestar en una de las marchas más numerosas contra la política económica neoliberal y el plan de ajuste dispuesto por este gobierno.

Portando grandes banderas argentinas celeste y blancas, y carteles que los identificaban con distintas provincias del país, los manifestantes repudiaron el programa de déficit fiscal cero que incluye la reducción de salarios estatales y jubilaciones, y el recorte de otros beneficios sociales.

"Basta de ajuste. Que entienda el gobierno nacional que acá, como ustedes lo demuestran, es la plaza de la unidad del movimiento obrero argentino", expresó Rodolfo Daer, titular de la CGT dialoguista, desde un palco apostado de espaldas a la casa de gobierno y de frente a la multitud.

Daer pidió al gobierno que "termine con esta política económica de empobrecimiento y angustia", mientras que Hugo Moyano, de la CGT "rebelde", dijo que el pueblo ya no acepta más ajuste. "No aceptamos más ajuste y le decimos al gobierno que no es posible que la derrota de un gobierno, que el fracaso de un gobierno pretenda llevar a la muerte de la nación", agregó.

La concentración comenzó después del mediodía, cuando densas columnas de manifestantes marcharon por las avenidas y calles de esta capital enarbolando banderas, globos y pancartas, al son de ensordecedores tambores y bombos, y coreando consignas e insultos contra De la Rúa y su ministro de economía Domingo Cavallo.

El asfalto de las calles y las baldosas de las aceras estaban alfombrados con folletos que expresaban "Sin Estado no hay nación", "El ajuste tragó al Estado" y "Marcha de la CGT contra el ajuste", entre otras leyendas. Helicópteros custodiaban desde el aire la seguridad, mientras fuegos artificiales y bengalas multicolores se perdían en el azul cielo invernal.

"Vengo a manifestar mi desconcierto contra el gobierno y su política de ajuste. Lo único que hace es pedir créditos, pero no crea puestos de trabajo", explicó José Malnero, un jubilado de 71 años cuyo haber de 750 dólares mensuales se redujo a 500 tras el ajuste. "El dinero no me alcanza. Un jubilado debería ganar por lo menos 1.000 dólares para vivir dignamente", expresó el hombre que se jubiló tras haber aportado como trabajador al Estado durante 38 años.

Rodeado de carteles blancos que con escritos azul identificaban al gremio "Luz y Fuerza", Salvador González dijo a la AP que decidió acudir a la marcha para expresar "la necesidad que sufre el pueblo, marginado totalmente".

"Venimos a reclamar lo que es de uno, lo que merecemos. El sueldo (de 560 dólares mensuales) no me alcanza y siempre tengo que hacer una changuita (trabajo temporario) para arreglármelas", expresó González, quien trabaja para una compañía privada midiendo el consumo eléctrico de las viviendas. "Estudié, me capacité y no me sirve de nada".

La economía argentina está sumergida en una profunda recesión desde hace tres años y aún no hay signos visibles de reactivación. El gobierno se comprometió la semana pasada frente al FMI a aplicar la política de déficit cero, o equilibrio fiscal, para conseguir un nuevo préstamo de 8.000 millones de dólares que destinará mayoritariamente a fortalecer las por estos días debilitadas finanzas.

A la crisis económica se suma una delicada situación social, con un desempleo en aumento que alcanza al 16,4% de la población y un tercio de los argentinos en situación de pobreza.

La policía federal desplegó a miles de agentes para preservar el orden. Varios centenares formaron una barrera en derredor de la Casa de Gobierno, protegida con vallas metálicas.

No adhirió a la demostración la izquierdista Central de Trabajadores Argentinos (CTA), que en las últimas semanas realizó numerosos paros y demostraciones antigubernamentales.

El gobierno realizó en la víspera gestiones ante las dos centrales obreras, para impedir incidentes. Pero también habría pedido a los líderes sindicales "moderación" en sus críticas a las autoridades, ante versiones de que el fogoso Moyano podría reclamar la renuncia de De la Rúa.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores