Dos coches bomba explotan en Madrid

El primer atentado tuvo lugar a 50 metros del estadio de fútbol Santiago Bernabeu, cuatro horas antes de que se juegue la semifinal de la Liga de Campeones entre el Real Madrid y el FC Barcelona.

01 de Mayo de 2002 | 13:00 | Agencias
MADRID.- Dos coches bomba estallaron hoy en la capital española, el primero de ellos a 50 metros del estadio de fútbol Santiago Bernabeu, en pleno centro de Madrid, en un atentado perpetrado cuatro horas antes de que se juegue la semifinal de la Liga de Campeones entre el Real Madrid y el FC Barcelona.

Sin embargo, el club de la capital española anunció que el encuentro se realizará tal y como estaba previsto, a las 20:45 horas, a pesar del atentado.

"El encuentro se jugará, seguro. Hemos hablado con la UEFA y se mantiene el horario previsto", afirmó Joaquín Maroto, jefe de relaciones externas del club.

No obstante, ambos clubes celebran una reunión para modificar los itinerarios en el traslado de los equipos, que están alojados en sendos hoteles cercanos al lugar donde se produjo la primera explosión.

Media hora (17:30 horas) después explotó un segundo coche bomba en la zona de Embajadores, al sur de la ciudad, sin causar víctimas aunque sí daños materiales aún por cuantificar.

Según diversas fuentes, el coche utilizado para esta segunda explosión, un Ford-Escort, podría pertenecer a los terroristas que colocaron el primer vehículo bomba.

La carga de este segundo vehículo era "muy pequeña", pero la suficiente para provocar una explosión con la que borrar cualquier huella de los autores del atentado, indicaron fuentes de la policía.

La primera explosión, que causó al menos 17 heridos leves, según fuentes sanitarias, se registró junto a la Torre Europa ocupada en su mayor parte por oficinas comerciales que hoy estaban cerradas, con motivo de la festividad del 1 de Mayo.

La densa columna de humo salida del edificio era visible en varios kilómetros a la redonda, lo cual en principio hizo pensar que los daños habían llegado hasta el piso vigésimo primero de la treintena que tiene la construcción, aunque posteriores informaciones apuntaron a que tan sólo se vieron afectadas las primeras plantas.

La zona permanece cortada en el lugar donde se produjo la primera explosión para la que, según informaron fuentes policiales, los terroristas utilizaron un sistema con temporizador y unos 20 kilos de explosivos.

Fuentes de la investigación informaron que este primer coche bomba tenía las matrículas dobladas y fue robado en Madrid, sustracción que fue denunciada en la comisaría de Latina.

El delegado de la UEFA, el holandés Harry M. Been, y uno de sus portavoces, Graham Turner, se encontraban en el estadio al momento del atentado, donde se notó con gran fuerza la detonación.

"Si hubiese explotado en la otra acera se hubiese producido una tragedia, porque había cientos de aficionados alrededor del estadio", indicó Maroto.

Según informaron fuentes del Samur-Protección Civil, los heridos, ninguno de ellos grave, fueron atendidos por cortes causados por cristales y metralla del coche bomba, que incendió también decenas de vehículos cercanos.

Uno de los heridos es un guarda jurado que trabajaba en la zona y que, al igual que el resto de los afectados, no sufre lesiones de gravedad, declaró a la prensa el alcalde de Madrid, José María Alvarez del Manzano.

Una llamada al diario vasco "Gara", portavoz habitual de ETA, advirtió poco antes de la colocación de un coche bomba en las inmediaciones del estadio Santiago Bernabeu.

A la Policía le dio tiempo suficiente para acordonar la zona pero no para realizar una explosión controlada del vehículo, por lo que resultaron heridas varias personas, entre ellos dos policías nacionales.

Fuentes del servicio de emergencias de la Comunidad de Madrid 112 explicaron que recibieron también a las 16:20 horas un aviso similar de un hombre que dijo hablar en nombre de ETA advirtiendo de la hora de esta explosión y de las características del vehículo, tras lo que alertaron a las fuerzas de seguridad, aunque la explosión, se produjo cinco minutos antes de la hora indicada por esta persona.

La explosión de hoy se produce diez días después del último atentado de ETA en Madrid, que el 22 de abril colocó otro coche bomba también en el céntrico Paseo de la Castellana, esa vez junto a la sede de la empresa Repsol.

Con el de hoy junto al estadio Bernabeu son doce los coches bomba detonados en Madrid por ETA desde que esa organización, que exige la independencia de la región del País Vasco (norte de España), puso fin en diciembre de 1999 al cese de atentados que mantuvo durante trece meses.

Seis personas muertas y más de doscientas heridas han sido el resultado de dichos atentados con explosivos.

ETA ha colocado en total 34 coches bomba en Madrid, causantes de la muerte de 54 personas, entre las más de 800 fallecidas como consecuencia de los atentados de la organización desde que comenzó a operar a finales de los años sesenta.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores