Mercosur logra avances comerciales y de integración con México

La cita de Buenos Aires se celebró en momentos en que Argentina sufre una severa crisis económica cuyos coletazos afectaron al resto de la región, sobre todo a Uruguay, mientras que Brasil sufre por inestabilidad y turbulencias en sus mercados.

BUENOS AIRES.- La cumbre semestral del Mercosur concluyó en la capital argentina con un pronunciamiento que cuestiona el sistema financiero internacional, algunos avances en materia comercial y el compromiso de reactivar la integración con México, la economía más importante de América Latina.

La cita de Buenos Aires se celebró en momentos en que Argentina sufre una severa crisis económica cuyos coletazos afectaron al resto de la región, sobre todo a Uruguay, mientras que Brasil sufre por inestabilidad y turbulencias en sus mercados.

Este aspecto no fue pasado por alto por los presidentes del bloque suramericano y los de sus socios Chile y Bolivia, quienes el viernes expresaron su "preocupación" por el comportamiento del sistema económico y financiero internacional, al que acusaron de haber contribuido a la inestabilidad de la región.

"El comportamiento actual del sistema económico y financiero internacional ha sido una de las fuentes que ha contribuido a la inestabilidad de la región, dificultando las posibilidades de un desarrollo económico sustentable, con equidad y justicia social", aseguró una declaración suscrita al concluir la reunión.

Los jefes de Estado comprometieron todos sus esfuerzos "para superar la situación económica y financiera adversa" en el Cono Sur americano e hicieron un llamamiento a la comunidad internacional "para establecer mecanismos que coadyuven a este objetivo".

Pese a este pronunciamiento, en el encuentro en Buenos Aires no se impulsó la creación de un "frente común" para negociar con los organismos internacionales de crédito, como se especulaba antes de la cumbre.

Según indicó el presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, las situaciones financieras de cada país son "específicas" y, por lo tanto, "no es necesario una coalición para negociar" con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los presidentes del Mercosur expresaron su solidaridad ante la inédita crisis que vive Argentina y llamaron a consolidar al mayor bloque de América Latina, al que consideraron una "alianza estratégica que trasciende los inconvenientes coyunturales" que enfrenta la región.

En este contexto, los mandatarios se comprometieron a avanzar en el cumplimiento de los objetivos marcados en el momento de la creación del bloque (en 1991), a fin de lograr el "progreso económico y el bienestar social de los pueblos".

Los avances más significativos de la cumbre estuvieron vinculados a la integración del bloque suramericano (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) con México, estancada desde 1996.

En este sentido, el presidente mexicano, Vicente Fox, quien acudió a la cita como invitado especial, firmó con sus colegas del Mercosur un compromiso para crear un área de libre de comercio, aunque no se establecieron plazos para llegar a este objetivo.

Las negociaciones se llevarán a cabo bajo la fórmula del "superparaguas", un marco legal para que cada socio del bloque genere convenios bilaterales con México hasta que se llegue a un acuerdo de libre comercio total.

El Mercosur también suscribió con el país norteamericano un acuerdo para el comercio de automóviles, que tiene como primeros beneficiarios a Argentina y Brasil, que aumentarán los cupos de exportación de sus vehículos al mercado mexicano.

En Buenos Aires también se avanzó en la integración con Bolivia y Chile, países que tienen acuerdos comerciales con el Mercosur y cuyos presidentes asistieron a la cumbre, como es habitual desde mediados de la década de 1990.

Los progresos comerciales más relevantes se produjeron en el intercambio entre Argentina y Brasil, los socios más poderosos del bloque.

Ambos países firmaron un acuerdo bilateral para el comercio compensado de automóviles, que en principio favorece claramente a Argentina, donde la crisis ha reducido fuertemente la venta de automotores, aunque la devaluación de enero pasado ha propiciado una coyuntura ventajosa para las exportaciones.

Además se comprometieron a resolver las controversias pendientes en distintos sectores del comercio bilateral (pollos, textiles y porcinos), y a modificar su convenio de pagos y créditos recíprocos.

También acordaron que las deudas por importaciones que Argentina mantiene con Brasil (unos 500 millones de dólares) serán renegociadas directamente entre los operadores privados involucrados, en un sistema que tendrá una doble red de protección aportada por entidades bancarias de ambos países.

En la cumbre de Buenos Aires, Argentina traspasó a Brasil la presidencia temporal del Mercosur.
EFE
Sábado, 6 de Julio de 2002, 08:12
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion