Jefes militares de EE.UU. apoyan acción militar contra Irak

La Junta de Jefes del Estado Mayor se habría convencido luego de la presión de el secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, y otros civiles al frente del Pentágono.

07 de Agosto de 2002 | 12:50 | Agencias
WASHINGTON.- El secretario de Defensa de EE.UU., Donald Rumsfeld, y otros civiles al frente del Pentágono convencieron a la Junta de Jefes del Estado Mayor sobre el uso de la fuerza para derrocar al presidente iraquí, Sadam Husein, asegura hoy el diario "The Washington Times".

No obstante, según el editor adjunto del diario, Arnaud de Borchgrave, el Gobierno del Presidente George W. Bush todavía no ha convencido al Congreso, a la opinión pública en EE.UU., ni a los aliados en el resto del mundo sobre las razones para atacar Irak.

La publicación, que cita fuentes del Gobierno que no identifica, indicó que los seis oficiales del Estado Mayor Conjunto se opusieron durante meses a una nueva guerra, pero ahora "apoyan plenamente el uso de la fuerza militar para sacar a Husein".

Según el diario esto se debió "a la presión de los dirigentes civiles, los 'halcones' del Pentágono".

En enero pasado el Presidente Bush anunció al mundo que existía un "eje del mal" que formaban Irak, Irán y Corea del Norte, y desde entonces cada semana circulan en Washington versiones de fuentes no identificadas sobre diferentes planes de guerra.

"La administración Bush está repleta de civiles que creen que la fuerza militar contra Irak es la única manera viable de sacar a Sadam y eliminar su poderoso arsenal", añadió el periódico.

Estos civiles, según el diario, no han hecho caso del consejo de los generales de alto rango "que han advertido de que una guerra no es aconsejable".

Según un "oficial uniformado" que el "Times" no identifica, Rumsfeld estaría preparado para la guerra.

El Estado Mayor Conjunto lo forman jefes del Ejército, la Marina de Guerra, la Infantería de Marina y la Fuerza Aérea, además del presidente y el vicepresidente de la junta.

"Dos fuentes del Gobierno indicaron ayer que el plan más probable, para una guerra que comenzaría durante el invierno (a finales del año) de 2003, involucraría unos 200.000 efectivos de aire, tierra y mar, como asimismo amplios ataques aéreos y ayuda a las fuerzas opuestas a Sadam dentro de Irak", señaló el artículo.

En su comentario, De Borchgrave advirtió de que, sean cuales sean los planes que se consideren, "una invasión estadounidense a Irak no será un paseíto".

"Bush no debería lanzase solo contra Sadam antes de las elecciones" legislativas estadounidenses, añadió. "Si lo hiciera correría el riesgo de que se le vea ganando votos a costa de las vidas de los soldados".

"El mundo todavía espera un argumento convincente para la invasión de Irak, más allá del hecho bien conocido de que Sadam ha desarrollado armamentos de destrucción masiva", escribió De Borchgrave.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores