Intensifican operaciones para salvar reserva sudafricana amenazada por marea negra

Carguero italiano "Jolly RObino" continúa a punto de partirse en dos, lo que provocaría un desastre aún mayor en la zona.

15 de Septiembre de 2002 | 12:20 | AFP

El "Jolly Robino" cargaba 1.320 toneladas de carburante, de las cuales la mitad ya ha ardido.
SANTA LUCIA, Sudáfrica.- Los servicios de socorro intensificaron este domingo las operaciones destinadas a intentar contener una marea negra que amenaza a la reserva natural de Santa Lucía, en la costa este de Sudáfrica, una de las reservas de animales más bellas del continente.

Por la mañana, se colocaron a la entrada del estuario amenazado por la marea negra unas barreras flotantes destinadas a intentar detener el avance de la capa de gasóleo que escapa lentamente del "Jolly Robino", un carguero italiano en llamas que naufragó a 200 metros de la costa.

El buque, de 31.000 toneladas y 190 metros de eslora, del que fueron rescatados sus 22 tripulantes, naufragó a media distancia entre la ciudad de Santa Lucía y el estuario del río Umfolozi, más al norte, separados por unos 20 km.

"Hoy (domingo), esperamos poder cerrar por completo el estuario (del Umfolozi) con las barreras flotantes", señaló a la AFP Richard Penn Sawers, director de la conservación de la reserva.

A través de una fisura a babor, el "Jolly Rubino" seguía alimentando una capa de carburante de 11 km de largo y entre cinco y 10 metros de ancho que amenaza con desplazarse hacia el interior por los ríos gracias al efecto de las mareas.

La reserva marina amenazada, en el Santa Lucía Wetland Park, inscrita en 1999 en el patrimonio mundial de la UNESCO, es uno de los principales destinos del turismo ecológico en Africa. Es el hábitat natural de colonias de pájaros (115 especies distintas), sobre todo flamencos, y también de hipopótamos y cocodrilos.

El domingo, se iba a tomar una decisión sobre la posibilidad de remolcar o no la embarcación mar adentro, donde podría ser hundido tras haber sido vaciada de su carburante una vez controlado el incendio.

Pero el capitán Nicholas Sloane, director de las operaciones de salvamento, advirtió que el buque podría partirse en dos, provocando "una explosión de sus dos depósitos de carburante".

El carguero italiano transportaba 1.320 toneladas de carburante. La mitad ha ardido ya en el incendio que se desató en la sala de máquinas el martes por la noche.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores