Gobierno argentino asegura que puede superar crisis con o sin FMI

"Hay acciones y opiniones por parte del Fondo que nos llenan de hartazgo hasta a los más pacientes", dijo hoy el ministro del Interior, Jorge Matzkin, en respuesta a las declaraciones de la subdirectora del FMI, Anne Kruegger, quien advirtió que Argentina sufrirá sanciones si suspende los pagos de sus deudas.

18 de Septiembre de 2002 | 13:11 | EFE
BUENOS AIRES.- El Gobierno argentino asegura que el país podrá salir de la crisis económica con o sin la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI), cuyas continuas advertencias causaron hoy una áspera reacción del ministro del Interior, Jorge Maztkin.

"Hay acciones y opiniones por parte del Fondo que nos llenan de hartazgo hasta a los más pacientes", dijo Matzkin al responder en rueda de prensa sobre las negociaciones con el organismo financiero, que llevan siete meses.

El ministro del Interior se mostró molesto por declaraciones de la subdirectora del FMI, Anne Kruegger, quien acaba de advertir que Argentina sufrirá sanciones económicas si suspende los pagos de sus deudas con los organismos multilaterales de crédito.

"El Gobierno sigue haciendo todas las cosas que son necesarias hacer, porque entiende que con Fondo o sin Fondo el país tiene que manejarse con prudencia en muchas de las áreas y tiene necesidad de hacerlo", puntualizó.

"Si además estas acciones sirven para una negociación internacional, bienvenido y es lo que deseamos", agregó.

Jorge Matzkin se quejó de la "falta de solidaridad internacional" con Argentina y destacó que un acuerdo con el FMI serviría para "disminuir los tiempos de la crisis" que sufre este país.

En ese sentido, remarcó que "desde hace nueve meses Argentina no recibe apoyo o aportes de ninguna naturaleza", a pesar de lo cual "lleva pagado a los organismos internacionales aproximadamente 3.400 millones de dólares" en lo que va del año.

Al presentar el Informe Anual 2002 del FMI, Anne Kruegger señaló ayer, martes, que con Argentina se negocia un acuerdo transitorio hasta 2003, cuando asumirá un nuevo gobierno con el que se aspira a cerrar un trato definitivo.

La "número dos" del Fondo destacó que Argentina no ha resuelto "difíciles cuestiones" en materia de política monetaria y financiera y sugirió que el país use sus reservas para mantener al día los pagos de deudas con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En lo que va de este año, el Fondo Monetario ha aplazado el vencimiento de deudas de Argentina, algo que no pueden hacer los bancos multilaterales de crédito, a los que el país suramericano debe pagarles unos 800 millones de dólares en octubre próximo.

El ministro del Interior negó tajantemente que la economía argentina vaya a "explotar" si no hay un acuerdo definitivo con el Fondo.

Matzkin aseguró en cambio que las negociaciones con el organismo "tienen un grado de avance lo suficientemente importante como para mantener un grado de cauto optimismo".

Mientras, la ministro de Trabajo, Graciela Caamaño, restó importancia a las advertencias de Kruegger al indicar que el gobierno argentino "no tenía grandes expectativas" por lograr un acuerdo definitivo con el Fondo.

Para Mario Blejer, ex funcionario del FMI que presidió el Banco Central argentino entre enero y junio pasados, el uso de reservas monetarias para cancelar deudas es más peligroso que incumplir los compromisos con los organismos internacionales.

"Caer en ’default’ (cese de pagos) con los organismos internacionales es un problema muy serio, pero reducir las reservas del Banco Central a un nivel insostenible sería muy peligroso", comentó hoy a la emisora local Radio La Red.

Blejer consideró que las advertencias de Anne Kruegger "reflejan cierta frustración" del Fondo Monetario en sus políticas hacia Argentina.

El ministro de Economía, Jorge Lavagna, destacó ayer que la economía argentina, en recesión desde mediados de 1998, muestra signos de recuperación sin haber logrado la ayuda del Fondo.

En este sentido, se mostró aliviado porque no fueron acertados los pronósticos de "algunos técnicos del FMI" que hasta junio pasado "hablaron de que Argentina iba a caer en la "hiperinflación y en el colapso financiero".

"Esto por suerte no ocurrió", comentó Lavagna al presentar en el Parlamento el presupuesto nacional de 2003, que calcula un crecimiento económico del 3 por ciento frente a la caída del 11 por ciento prevista para este año por el gobierno.

El proyecto presupuestario para el año próximo mantiene un alto gasto público para la asistencia social, excluye un aumento de los impuestos y reserva 3.900 millones de dólares para pagos de intereses de la deuda del Estado.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores