Gobierno argentino rechaza peticiones para adelantar elecciones

El jefe de Gabinete de Ministros, Alfredo Atanasof, sostuvo que el cronograma para realizar los comicios presidenciales en 2003, es inamovible.

20 de Septiembre de 2002 | 10:09 | REUTERS
BUENOS AIRES.- El Gobierno argentino salió el viernes al paso de varios pedidos de dirigentes políticos para que se adelanten para diciembre las elecciones presidenciales de 2003 debido a la crisis política que vive el país, declarando que el cronograma electoral es inamovible.

Los pedidos para que los comicios pautados para marzo de 2003 se celebren anticipadamente, partieron de los principales precandidatos presidenciales del gobernante peronismo, que aspiran a que las elecciones se realicen en diciembre, cuando están convocadas las primarias de los partidos para elegir a sus aspirantes presidenciales.

"Ya hay un calendario electoral que ha sido ratificado una y mil veces. Saltar las internas (primarias de los partidos) no es una decisión que pueda tomar el Gobierno. El Gobierno cumple con la ley" electoral, dijo a periodistas el jefe de Gabinete de Ministros, Alfredo Atanasof.

Las principales voces que se levantan pidiendo suspender las elecciones primarias para convocar directamente a las presidenciales este año son las del ex Presidente Carlos Menem y su principal oponente dentro de su partido, el ex gobernador de la provincia de San Luis, Adolfo Rodríguez Saá.

Ambos aseguran que la debilidad del Presidente Eduardo Duhalde, con su popularidad por el piso debido a su fracaso en reactivar al país, obliga a adelantar las elecciones, que originalmente debían celebrarse en septiembre del 2003 pero que fueron anticipadas en seis meses por la inestabilidad política.

Duhalde es el tercer político que ocupa en los últimos 10 meses la presidencia de Argentina, que en diciembre fue escenario de una revuelta social alimentada por la desocupación y la pobreza que derribó a un Mandatario electo por las urnas y a su reemplazante interino, el ahora candidato Rodríguez Saá.

De suspenderse las primarias, el Gobierno tendría que definir cómo los partidos deben elegir sus candidatos. Una de las posibilidades sería reformar la ley electoral para evitar este paso y que puedan presentarse varios políticos por una misma agrupación al comicio presidencial.

Rodríguez Saá, quien durante su fugaz paso de una semana por la presidencia declaró la cesación de pagos de la deuda pública, lidera los sondeos de intención de voto.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores