Irak: 26 muertos al estallar camión cargado de explosivos

La nueva oleada de violencia ocurrió en momentos en que los partidos políticos de Irak dieron a conocer sus listas de candidatos para las elecciones nacionales del 15 de diciembre.

BAGDAD.- Insurgentes usaron una mina y una bomba colocada al costado de una carretera para matar a tres soldados estadounidenses y herir a otros cuatro el sábado, en tanto una bomba oculta en un camión estalló en el centro de una población chiíta al norte de Bagdad, matando a 26 personas e hiriendo a otras 34, dijo la policía.

Un gerente de una empresa petrolera en la ciudad norteña de Kirkuk fue asesinado a balazos por personas que se desplazaban en un vehículo, en tanto fuerzas de Estados Unidos atacaron dos poblaciones cerca de la frontera con Siria, matando al menos a 10 extremistas, dijo el ejército.

La nueva oleada de violencia ocurrió en momentos en que los partidos políticos de Irak dieron a conocer sus listas de candidatos para las elecciones nacionales del 15 de diciembre.

Estados Unidos y sus aliados de la coalición tienen la esperanza de que los comicios logren generar suficiente estabilidad como para comenzar a enviar de vuelta a sus países a sus soldados a partir del año próximo.

En tanto, una mina terrestre mató a un soldado estadounidense e hirió a otros cuatro el sábado en la madrugada cerca de Beiji, a 250 kilómetros al norte de Bagdad, informó el ejército.

Otros dos soldados murieron el sábado al sur de Bagdad cuando su patrulla fue alcanzada por una bomba colocada al costado de un camino, dijo el comando militar.

El viernes, el comando de Estados Unidos anunció que cinco soldados murieron en Irak el jueves.

Con las ocho muertes, se elevan ahora a 2.015 los soldados que han muerto en Irak desde el comienzo de la guerra en marzo del 2003, según un conteo de la AP.

La bomba que mató el sábado a 26 personas e hirió a 34 estalló en Huweder, una población chiíta cerca de Bakuba, que está ubicada a 70 kilómetros al noreste de Bagdad.

El artefacto estalló cuando los habitantes se dirigían a la mezquita para orar o para romper su ayuno por el mes del sagrado del Ramadán en la fría brisa de la noche.

"Se sintió como si la tierra se sacudiera bajo nuestros pies", dijo Hussein Mouwaffaq, cuyo hermano Qahtan murió en la explosión.

"La calle quedó salpicada de dátiles, y muchas personas murieron o sufrieron heridas".

La bomba estaba oculta en un camión que transportaba dátiles y estalló cerca de una mezquita y varios cafés poco antes del atardecer, cuando los musulmanes ponen fin a su ayuno cotidiano del Ramadán, dijo la policía.

El teniente policial Abdul Wahab, quien dio a conocer la cifra de víctimas, informó que el número de muertos podría aumentar debido a que varios de los sobrevivientes sufrieron heridas graves.

La población está ubicada en una zona donde hay una mezcla de sectas religiosas y que se caracteriza por atentados suicidas, explosivos colocados al costado de los caminos y ataques armados contra puestos policiales.

Los civiles chiítas han sido blanco frecuente de los extremistas sunitas, incluyendo a la organización Al Qaeda en Irak, que considera a los integrantes de la comunidad religiosa mayoritaria como herejes y colaboradores de los estadounidenses.

Las fuerzas de seguridad iraquíes están conformadas principalmente por chiítas y curdos.

En un hospital en Bakuba, las víctimas heridas de gravedad permanecían en camillas en pisos manchados de sangre mientras los médicos y enfermeras batallaban con los lesionados.

Familiares angustiados ayudaban al personal médico cargando botellas de fluidos intravenosos junto a las camas de sus seres queridos.

En el oeste de Irak, aviones estadounidenses usaron bombas para atacar el viernes escondites usados por insurgentes en la población de Karabilha, cerca de la frontera siria, dijo el ejército.

No se proporcionó información sobre bajas, pero una grabación de Associated Press Television News mostró en el sitio de los bombardeos los cadáveres de al menos cuatro personas, entre ellas una mujer, y a residentes empleando una topadora para sacar los escombros de varias viviendas destruidas. Los residentes dijeron que entre los muertos en los ataques había civiles sin vínculo alguno con grupos insurgentes.

El sábado, soldados estadounidenses realizaron una serie de incursiones contra presuntos escondites de insurgentes en la cercana población de Husayba, matando al menos a 10 insurgentes, dijo el ejército. También estallaron enfrentamientos con insurgentes, y el ejército de Estados Unidos indico que sus aviones los atacaron con proyectiles teledirigidos.

Siete iraquíes también murieron el sábado en ataques insurgentes en otras partes de Irak.

En la ciudad de Kirkuk, a 290 kilómetros al norte de Bagdad, Mikhail Eros, subdirector general de pozos petroleros de Irak, fue asesinado a balazos frente a su vivienda, dijo el capitán de la policía Ferhad Talbani.

Dos agentes de policía iraquíes murieron el sábado cuando su patrulla fue alcanzada por una bomba colocada al costado de un camino en la ciudad de Kirkuk, dijo el brigadier de la policía Sarhad Kader.

En la capital, un policía falleció al ser baleado desde un automóvil en marcha en la urbanización Dora.

En una población cercana a Bakuba, a 60 kilómetros al noreste de Bagdad, hombres armados dispararon contra un puesto de control del ejército iraquí. En el tiroteo subsiguiente murieron tres soldados y tres insurgentes, dijo la policía. Otros siete soldados iraquíes fueron heridos.

AP
Domingo, 30 de Octubre de 2005, 05:08
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion