Iglesia colombiana ya tomó contacto con las FARC para gestionar "zona de encuentro"

En tanto, el Presidente Álvaro Uribe se mostró dispuesto a crear una "comisión humanitaria" que visite a los rehenes y atienda sus problemas de salud.

16 de Enero de 2008 | 14:34 | EFE

BOGOTÁ.- La Iglesia Católica de Colombia ya tomó contacto con las fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para gestionar la "zona de encuentro" que debe servir de sede para la negociación de un acuerdo humanitario sobre secuestrados, revelaron hoy portavoces del Episcopado en Bogotá.


"Hemos tomado contacto con ellos (los rebeldes) y todo lo demás lo estamos llevando adelante en una discreción que es fundamental en estos casos", dijo el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), Luis Augusto Castro.


"Lo que podemos decir es que estamos trabajando con mucho entusiasmo, con mucho interés", declaró Castro a la salida de un encuentro que mantuvo con el Consejo Gremial Nacional (CGN) de las asociaciones empresariales del país.


El sacerdote, quien también es obispo de la ciudad central de Tunja, concurrió junto al secretario general de la CEC, Fabián Marulanda, a la reunión que fue celebrada en el norte de Bogotá, en la sede de la Asociación Nacional de Empresarios (ANDI).


Allí Castro y Marulanda informaron al CGN de la iniciativa de "zona de encuentro" que la CEC y la Comisión de Conciliación Nacional (CCN, creada por el Episcopado) presentaron en diciembre de 2007 al gobierno del Presidente Álvaro Uribe.


Comisión humanitaria


Por su parte, el Mandatario colombiano se mostró hoy dispuesto a crear una "comisión humanitaria" para intentar visitar a los secuestrados por la guerrilla y atender su situación de salud.


En declaraciones a la prensa, Uribe se refirió a las pruebas de vida entregadas el lunes por Consuelo González de Perdomo, liberada por las FARC el jueves pasado, a las familias de ocho secuestrados.


"Estas nuevas pruebas, que más que de supervivencia son pruebas de tortura, nos han llevado a considerar la posibilidad de buscar una comisión humanitaria que entre a cumplir esa tarea", la de examinar el estado de salud de los rehenes.


Uribe, que no precisó quiénes participarían en esta misión humanitaria, agregó que su labor sería "apoyar la salud de los secuestrados y evitar su deterioro".


No se descarta que tanto el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) o la Iglesia Católica colombiana participen en esta labor.


El Mandatario también se refirió brevemente a la visita que ayer realizó a Clara Rojas, también liberada el jueves pasado, y a su hijo Emmanuel, quien nació mientras su madre estuvo secuestrada y que desde 2005 se encontraba bajo custodia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).


Uribe dijo haberse "emocionado" al ver al niño, que goza de "muy buena salud, como me dijo Elvira Forero", la directora del ICBF, y es "muy espontáneo, muy rápido".

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores