Congo acepta plan de paz de la ONU

Hay tres requerimientos: respetar el cese al fuego, abrir un corredor humanitario para la ayuda de los refugiados y apoyar la iniciativa de paz de la ONU.

JOMBA.- El líder rebelde congolés Laurent Nkunda acordó formar parte de las conversaciones de paz de la ONU, pero los enfrentamientos entre el Ejército y los rebeldes continuaban en el este del país, a pesar de su apoyo declarado al cese del fuego.


Luego de reunirse con el enviado especial de Naciones Unidas Olusegun Obasanjo en Jomba, en la provincia Kivu del Norte de la República Democrática del Congo, Nkunda dijo que aceptó tres requerimientos: respetar el cese al fuego, abrir un corredor humanitario para la ayuda de los refugiados y apoyar la iniciativa de paz de la ONU.


Sin embargo le pidió a Obasanjo, un ex jefe de Estado de Nigeria, que le dijera al Presidente del Congo, Joseph Kabila, que también respete la suspensión de las hostilidades.


"Lo apoyamos (a Obasanjo) y haremos nuestra parte para que podamos conseguir la paz", explicó Nkunda, quien llevaba un traje gris y un bastón rematado con la cabeza de un águila de plata.


Luego en Goma, capital de la provincia de Kivu del Norte y antes de volar a Kigali, cerca de Ruanda, Obasanjo dijo que el jefe de los rebeldes Tutsi había aceptado tomar parte de las negociaciones de paz propuestas por la ONU en Nairobi, capital de Kenia.


Sin embargo, no especificó una fecha y no esperaba que derive en conversaciones cara a cara con Kabila, que es lo que Nkunda quiere.


A pesar de ello, Obasanjo, quien se reunió con Kabila el sábado, dijo que el Presidente le dijo que "no estaba reacio a las negociaciones".


Nkunda recibió a Obasanjo en su pueblo de Jomba, en las laderas de las montañas Virunga, cerca de la frontera con Ruanda y Uganda. Luego, ambos bailaron brevemente con rebeldes y niños afuera de una iglesia.


Sin embargo, paralelamente a la reunión, funcionarios de la ONU reportaron duros combates entre los rebeldes del Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), al que Nkunda pertenece, y el Ejército del Congo, cerca del pueblo de Ndeko, a 110 kilómetros al norte de Goma.


El enviado de la ONU busca prevenir los enfrentamientos en la provincia de Kivu del Norte, para evitar que se conviertan en algo parecido a la guerra que entre 1998 y el 2003 azotó al Congo y que arrastró a seis estados vecinos.


Obasanjo, quien dijo que las conversaciones con Nkunda fueron "extremadamente buenas", dijo que el líder rebelde también autorizó a un comité tripartito para que inspeccione las violaciones al cese al fuego, pero con la condición de que las fuerzas de paz de la ONU no estuviesen involucradas.


Nkunda dice que los funcionarios de la ONU están predispuestos en su contra.


Las semanas de enfrentamientos entre los rebeldes Tutsi de Nkunda y las tropas del Gobierno y sus milicias aliadas, han desplazado a cerca de un cuarto de millón de civiles, provocando una crisis humanitaria.

Reuters
Domingo, 16 de Noviembre de 2008, 16:01
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion