Vaticano lamenta dictamen de Tribunal Europeo sobre crucifijos en las salas de clases

La Corte determinó que la exhibición obligatoria de la imagen católica en las aulas, restringe los derechos paternos a educar a sus hijos de acuerdo a sus convicciones.

CIUDAD DEL VATICANO.- El Vaticano expresó hoy su "estupor" y "pesar" por la sentencia dictada hoy por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos contra la exhibición obligatoria de crucifijos en las salas de clases, en respuesta a un recurso presentado por una madre italiana.


El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, se refirió en esos términos al fallo de la Corte de Estrasburgo en declaraciones a Radio Vaticano y a la cadena de televisión pública italiana Rai, de las que informó el Vaticano a través de un comunicado de prensa.


"La sentencia de la Corte Europea ha sido acogida en el Vaticano con estupor y pesar", dijo Lombardi, quien instantes después de conocer la decisión de Estrasburgo esta misma mañana, se había reservado el derecho a la reflexión sobre el dictamen del tribunal.


"El crucifijo ha sido siempre un signo de ofrecimiento del amor de Dios, y de unión y acogida para toda la humanidad. Lamento que sea considerado como un signo de división, de exclusión o de limitación de la libertad. No es así, y no lo es en el sentir común de nuestra gente", añadió.


En su sentencia de hoy, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos indica que "la exhibición obligatoria del símbolo de una determinada confesión en instalaciones utilizadas por las autoridades públicas, y especialmente en aulas", restringe los derechos paternos a educar a sus hijos en conformidad con sus convicciones.


Para Lombardi, "es grave querer apartar del mundo educativo un signo fundamental de la importancia de los valores religiosos en la historia y en la cultura italiana".


"La religión da una contribución preciosa para la formación y el crecimiento moral de las personas y es una componente esencial de nuestra civilización. Es erróneo y miope quererla excluir de la realidad educativa", agregó.


Según el portavoz vaticano, "sorprende que una corte europea intervenga de un modo tan profundo en una materia fundamentalmente ligada a la identidad histórica, cultural y espiritual del pueblo italiano".


El fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos llega después de que Soile Lautsi, una madre italiana residente en Abano Terme (noreste), reclamara en 2002 al instituto público "Vittorino da Feltre", al que acudían sus hijos, el retiro del crucifijo de las aulas por ser contrario al principio de laicismo en el que quería educarles.


El caso pasó por el Constitucional italiano (dijo que no tenía jurisdicción sobre el asunto), por un tribunal administrativo del país e, incluso, por el Consejo de Estado de Italia, que rechazó la demanda, lo que hizo que la cuestión llegara a Estrasburgo.


Lombardi cree que decisiones como ésta no son el mejor modo que existe para hacer "amar y compartir" el proyecto comunitario europeo, que los católicos italianos, según él, han apoyado desde sus orígenes.


"Parece que se quiera desconocer el papel del cristianismo en la formación de la identidad europea, que, sin embargo, ha sido y sigue siendo esencial", concluyó.


La decisión de Estrasburgo cuenta también con la oposición del gobierno de Italia, que ha anunciado un recurso contra el fallo de la Corte Europea.

EFE
Martes, 3 de Noviembre de 2009, 16:10
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion