Hallan en México milenaria estatua de jugador de pelota decapitado

La imagen es poco común dentro de lo que la ciencia conoce de las culturas prehispánicas centroamericanas.

CIUDAD DE MÉXICO.- Un hallazgo casual efectuado por comuneros en el sur de México permitió a la ciencia antropológica tener acceso a una poco común efigie prehispánica que refleja la suerte corrida por un participante en el juego de pelota, célebre ritual efectuado por culturas de América Central.

La estatua tiene casi 1.000 años de antigüedad y muestra al jugador decapitado.

"Tiene los brazos cruzados sobre el pecho y las piernas están un poco encorvadas; se observan atavíos como un casco, un yugo a la altura de la cintura y piedras redondas en las orejas", señaló el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en un comunicado.

El juego de pelota era un "deporte" con connotaciones rituales que practicaban algunos pueblos precolombinos de Mesoamérica, y que en algunas ocasiones podría haber incluido sacrificios humanos.

El hallazgo de la estela ocurrió "hace unas semanas" en el sitio arqueológico Piedra Labrada (municipio de Ometepec), uno de los cinco espacios dedicados al juego de pelota más grandes que han sido descubiertos en la zona conocida como Costa Chica, en Guerrero (sur).

Habitantes de una comunidad asentada en las inmediaciones del lugar se toparon con la reliquia mientras instalaban un tubo de agua, precisó el INAH.

Posible origen mixteco

El diseño de la pieza -labrada en granito y que mide 1,65 metros por 50 centímetros- "no se había documentado antes", añadió la institución.

Debido a su importancia, el INAH puso en marcha un proyecto para excavar el área, con el fin de ampliar el conocimiento sobre la temporalidad y origen del lugar.

Por la cercanía de Piedra Labrada con el estado de Oaxaca, los expertos estiman que la estela fue elaborada por indígenas mixtecos, uno de los pueblos mesoamericanos más antiguos, aproximadamente en el año 600 de nuestra era.

La existencia en sus tierras de canchas para juegos de pelota de grandes proporciones, una de 40 metros de largo, junto a templos y grandes plazas públicas, "dan cuenta de que Piedra Labrada fue una ciudad con una importante carga ritual", subrayó la institución científica.

Este deporte prehispánico consistía básicamente en que los jugadores golpeaban un balón de caucho con la cadera o el antebrazo -usar las manos y los pies estaba prohibido- para que tocara un aro empotrado verticalmente en una de las paredes.

Lunes, 20 de Mayo de 2013, 22:15
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion