La Casa Blanca admite que espía llamados de sus ciudadanos y justifica medida

"Ha sido una herramienta crítica a la hora de proteger a la nación de amenazas terroristas contra el país", señalaron desde el Palacio de Gobierno norteamericano.

06 de Junio de 2013 | 10:18 | EFE
Reuters

WASHINGTON.- La Casa Blanca defendió este jueves la necesidad de registrar las llamadas telefónicas de los ciudadanos de Estados Unidos, luego que el diario "The Guardian" revelara que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) recoge registros de millones de clientes de la operadora de telefonía Verizon.


En declaraciones enviadas a la cadena "CNN", un alto funcionario del gobierno del Presidente Barack Obama -que pidió el anonimato- reaccionó al reporte, señalando que dicho procedimiento es "una herramienta crítica" en el combate al terrorismo.


"Información como la que describe el artículo de 'The Guardian' ha sido una herramienta crítica a la hora de proteger a la nación de amenazas terroristas contra Estados Unidos", afirmó.


Esa práctica "permite al personal especializado en antiterrorismo descubrir si terroristas conocidos o sospechosos han estado en contacto con otras personas que pueden estar implicadas en actividades terroristas, particularmente aquellas localizadas dentro de Estados Unidos", agregó.


La fuente aseguró que las prácticas de la NSA no incluyen la recopilación "del contenido de ninguna comunicación ni el nombre de ningún suscriptor (...). Está relacionado exclusivamente con metadatos, como un número telefónico o la duración de una llamada".


El funcionario insistió además en que la recopilación de información de inteligencia está permitida por la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) de 1978, por la que se creó la Corte Fisa que, según "The Guardian", concedió el pasado 25 de abril la orden judicial secreta en el caso de Verizon.


"Las actividades (bajo esa ley) están sujetas a estrictos controles y procedimientos bajo la supervisión del Departamento de Justicia, la Oficina del Director Nacional de Inteligencia y la Corte Fisa, para asegurarse de que cumplen con la Constitución y las leyes de EE.UU. y protegen apropiadamente la privacidad y las libertades civiles", concluyó el funcionario.


El artículo de "The Guardian", no obstante, señala que los registros se produjeron sin tener en cuenta si los autores de las llamadas habían cometido algún delito, algo que aparentemente escapa a lo establecido en la ley FISA, que en principio se limita a los sospechosos de ser terroristas o agentes de otro país.