El legado de Mandela que enseñó al mundo la cara de una África pacífica

El historiador Sergio Melitón Carrasco sostiene que la figura de Mandela inspiraba "la de un hombre bueno, persistente y con un tremendo corazón".

05 de Diciembre de 2013 | 19:11 | Por Alfonso González A., Emol
AFP



SANTIAGO.- El primer presidente negro de Sudáfrica, Nelson Mandela, se ganó el aprecio de los sudafricanos y del mundo por su valentía al momento combatir el régimen del apartheid impuesto duramente por la minoría blanca.

Tras su muerte, no sólo por esta lucha será recordado "Madiba" –como lo conocían cariñosamente los sudafricanos- sino que también por su clara apuesta por la reconciliación y la convivencia en la transición del racista modelo político y social que encabezó junto al último Mandatario del "apartheid", Frederik De Klerk, lo que les valió a ambos el premio Nobel de la Paz en 1993.

Para el licenciado en Historia y magíster en Historia de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y experto en temas de Asia y África, Sergio Melitón Carrasco, la figura de Nelson Mandela se asemeja mucho a la de  Mahatma Gandhi, el líder de India que llevó al país a su independencia por la vía no violenta.

La lucha contra la segregación racial "tiene como símbolo este hombre, que curiosamente como Gandhi, que sin decir mucho reproduce estos grandes líderes que ha tenido la humanidad, que sin levantar el puño en alto y sin pegarle a nadie, sino que optando por el camino humilde con una actitud de someterse al castigo", asegura el académico.

Más importante aún es el camino que sembró Mandela en Sudáfrica y que permitió renovar la cara del continente negro, duramente vapuleado durante el siglo XX.

Un tema que "se les suele pasar a cronistas, es la imagen de Mandela como de una nueva África, de un África pacífica. Un continente que puede tener un enorme futuro por caminos más humanos. Mandela señaló un camino que no es el camino de la fuerza", señala el historiador.

Melitón Carrasco asegura que si bien han "habido tipos más ingeniosos que Mandela", su figura inspiraba la de "un hombre bueno, persistente y con un tremendo corazón que resiste sin quejarse, sin siquiera alegar contra aquel que lo golpea, lo maldice, lo encierra y lo vuelve a encerrar".

Y agrega que "Mandela es una imagen casi santa, una imagen grande, de un hombre serio, humano, conciliador, que muestra un camino de largo aliento, y no un camino que te vaya a decepcionar".

"El es el padre de un África con futuro, demostrar al mundo Occidental que este continente joven, tiene gente valiosísima y de la misma talla de los más grandes personajes que Occidente puede oponer", dice el profesor universitario.

El historiador concluye que si bien en la actualidad "hay una generación de políticos de corbata de seda que han bajado el nivel de lo que se hizo 30 años atrás, la bandera de Mandela ahí está flameando y va a ser una inspiración por muchos años".















EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores