Una franco-mexicana de lucha social

Nacida en París, Elena Poniatowska adoptó la nacionalidad mexicana y esa percepción social de reclamar, a través de sus escritos, en contra de las injusticias sociales. Con colaboraciones en diarios y un sinnúmero de libros, ella ya se ganó un sitial en la literatura y periodismo aztecas.

06 de Marzo de 2001 | 18:15 | emol.com
SANTIAGO.- Con la novela La piel del cielo, Elena Poniatowska vuelve sobre la historia que a ella le gusta contar: la de la injusticia, la del acomodo de la clase dominante, la del intelectual crítico de puertas para adentro, la del México convulso y poblado de gentes que se cruzan con destinos tan dispares.

La obra de Poniatowska ha sido traducida a una decena de idiomas y su nombre figura en importantes antologíasElla nació en París en 1932, aunque tiene nacionalidad mexicana, país donde vive desde 1942. Es periodista y ha recibido el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Sinaloa, de la Universidad Autónima del Estado de México, de la New School of Social Research de New York, de la Florida Atlantic University, y de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Poniatowska es una de las periodistas más destacadas de México y su labor profesional en ese campo lo ha ejercido en muchos diarios, así como en diversas publicaciones periódicas aztecas. "No sé si soy buena o mala periodista, y si lo supiera tampoco lo diría, pero si sé que soy ante todo una trabajadora y que ése es mi oficio", ha dicho en varias ocasiones.

Su carrera literaria empezó en los años '50 y se prolonga hasta la actualidad, tocando todos los géneros: novela, ensayo, crónica, testimonios y entrevista. También ha escrito libros para niños, adaptaciones teatrales de sus obras, y numerosos prólogos y presentaciones en libros de fotografía.

Su obra ha sido traducida a una decena de idiomas y su nombre figura en importantes antologías.

LOM Ediciones publicó este libro, que habla del desesperado romance de una mujer con el pintor Diego RiveraEntre sus producciones, destacan La noche de Tlatelolco y Hasta no verte Jesús mío (1969); esta última la mostró como una singular novelista y dejó patente la realidad del México del siglo 20 a través de la voz revolucionaria de Jesusa Palancares.

"La letra de Poniatowska se imbuía de un exceso deliberado en el que se dibujaba con pulso firme la expresión del amor, la muerte, el humor, la magia y ese lenguaje coloquial tan constante y deliberado en la autora", sostiene el sello Alfaguara.

En 1999 Lumen publica Paseo de la Reforma, con otra protagonista Amaya Chacel, en un ambiente de revueltas campesinas y reuniones de intelectuales de salón que desgranan el análisis sobre el país. Surgen nombres reales como los de Frida Kahlo o Diego Rivera, destacad pintor a quien la escritora hizo protagonista indirecto en el conjunto de cartas "Querido Diego, te abraza Quiela" (LOM Ediciones).

De esta publicación, en "Proceso" se escribió: "Elena Poniatowska es una de las renovadoras del trabajo periodístico en México. La manera como lo hace es a través de la utilización de un lenguaje coloquial y desenfadado, así como con la creación de un estilo basado en la crónica, el reportaje, la entrevista, el testimonio y la recreación libre. Un ejemplo paradigmático de este proceder es su narración Querido Diego, te abraza Quiela".

Crítica de libro sobre Diego Rivera
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores