Crítica teatral: alegres rimas de un deudor

Satisfactorio debut de Andrés del Bosque en su unipersonal montaje "El día del juicio", en que narra con décimas y música folclórica las tribulaciones de un deudor que termina en el ataúd. Una historia que saca más risas que lágrimas.

SANTIAGO.- Las velas encendidas, el diminuto ataúd, un set de instrumentos esperan en el escenario a un muerto, al vagabundo que se precia de ser el "mejor amigo del finao" y, en un principio, también al propio creador de este folclórico y reflexivo montaje: Andrés del Bosque, él mismo -aclara de frentón- "gueón que llamó a Chile endeudarse y me terminaron cagando a mí".

Andrés del Bosque hace uso de su histrionismo, la memoria para guardar tantos versos y agilidad física para contar la historia del funeral de un deudor en El día del juicioEs la anécdota, trágica por cierto, que vivió este actor, y la rememora con líricos detalles en la tarima del Antonio Varas. Todo para explicar como simple cuidadano el porqué de su obra El día del juicio, para luego dar paso a la magia de ser otros personajes.

La puesta en escena es sensible -casi lastimera, como cuando hace colecta para paliar una deuda de $12.000.000-, pero no deja de lado en ningún momento el humor. Quizá esto último sea clave en su visión de mundo, una suerte de válvula de escape-del-dolor-e-ingreso-al-amor del actor-personaje.

Del Bosque hace uso de las clásicas décimas para narrar la historia del difunto (hay versos notables y otros refranes campechanos); recupera su histrionismo para encarnar en un cuadro a los dos actores demandantes (he ahí el aludido débito), el abogado querellante y el vago callejero, amigo del difunto que murió de tanta locura y depresión por acreedores y juicios, situación que recrea en un rápido y musical juego de palabras.

Todavía hablamos de un drama, del funeral de cuatro días, "pues después se descompone el muerto", del amigo que se va al más allá sólo con los recuerdos del vagagundo.

No obstante, Del Bosque con la colaboración instrumental de Francisco Sánchez recrea la felicidad de su "yo" interior, pese al drama personal, al lado -recuerda- del enorme presupuesto de las Fuerzas Armadas; el poco financiamiento a la cultura, los muertos en La Moneda, los compromisos financieros con intereses de todos los chilenos... lo suyo es nada.

Y lo mira con la picardía del huaso ladino, haciendo una viaje a la Tierra de Jauja, en que se permite mirar con belleza la aborrecible realidad. Se da tiempo, a modo callejero al igual que en su antigua compañía Circo Imaginario, de interactuar con el público. Les habla, en serio y en broma, ora Andrés del Bosque, ora el protagonista de la obra. Baila cueca con una muchacha y pide un minuto de silencio, que se sumará a otros 26 ya grabados "aunque ninguno difiere mucho del otro".

No faltan los ruidos, las risas, y él -ya se confunde el actor del personaje- con la respuesta inmediata: "No falta el gueón que la caga". Intento una y otra vez, pero es complicado guardar silencio cuando arriba, en las tenues luces y con sones de acordeón, cuatro, bombo, maracas, un vago y una marioneta ofrecen al respetable a un "nguillatún" criollo: mantenerse alegre, a pesar de los pesares, cantaría Pablo Milanés.

Aunque, por momentos, se alarga en demasía la rutina narrativa -igual hay cansancio en el actor-, El día del juicio tiene el mérito de mostrar la idiosincrasia chilena, con sus defectos y virtudes. Y como, pocas veces, disfrutar de un poético y lúdico texto teatral, que rescata dichos, rituales, sonidos y miradas, todos básicos componentes de lo que somos. Más allá de las deudas, por cierto.
Marcelo Cabello, emol.com
Jueves, 5 de Abril de 2001, 12:07
Comentarios mejor valorados en Magazine
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion