Los "narcocorridos": Canciones de narcotraficantes

Para los críticos, las letras de estas canciones hacen apología del delito, pero fans e investigadores afirman que no son más que noticias musicalizadas, un espejo de lo que sucede alrededor, con la complicidad de policías y funcionarios.

07 de Junio de 2001 | 13:07 | DPA
CIUDAD DE MEXICO.- Cada vez son más los mexicanos que bailan pegaditos a ritmo de polka las historias de los narcotraficantes volcadas en canciones de balazos, fugas y traiciones, producto estrella de las bandas de música norteña.

Para los críticos, las letras de los llamados narcocorridos hacen apología del delito, pero fans e investigadores afirman que no son más que noticias musicalizadas, un espejo de lo que sucede alrededor, con la complicidad de policías y funcionarios.

Varias voces se han levantado en los últimos meses contra la música de los modernos juglares norteños de guitarra, tambor y sintetizador, mientras los canciones, al principio circunscritas a los estados del norte, ganan adeptos en el centro y el sur del país.

"Por ambición al dinero / me metí en el contrabando / no soporté la pobreza / las promesas me cansaron / me estaba muriendo de hambre / y todo por ser honrado / Al igual que muchos otros / tengo derecho a la vida / hoy tengo mucho dinero / y vivo como quería / sigo siendo agricultor / no más cambié la semilla", dice "El agricultor", uno de los temas de Los Pumas del Norte.

Los corridos, que como género musical tuvieron su apogeo en la Revolución Mexicana (1910-17) con canciones como "La Adelita", empezaron a ocuparse de las hazañas e infortunios de los narcotraficantes hace unas tres décadas.

En la actualidad forman parte del repertorio de grupos como Los Tigres del Norte, el Grupo Exterminador o los Los Tucanes de Tijuana, con un crecimiento proporcional a la proliferación del tráfico de drogas.

En Sinaloa, tierra caliente del "negocio" y escenario de unos 500 asesinatos anuales, la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión acordó en febrero, a sugerencia del gobierno local, eliminarlos de todas las emisiones.

A nivel federal, la senadora Yolanda González propuso a sus colegas solicitar al Poder Ejecutivo ocuparse de este tema, porque los narcocorridos "cumplen indirectamente la función de hacer de esta actividad un anhelo" e "inciden negativamente en la formación de la infancia y de la juventud, pervirtiéndola".

Sin embargo, según el investigador Luis Astorga, autor del libro "Mitología del narcotraficante en México", en términos prácticos las iniciativas para censurarlos no tienen más efecto que una condena moral.

"A los políticos eso les gana espacio en los medios. Actuán en el nivel simbólico y en lo inmediato quedan bien. Si fueran más lejos y presentaran una iniciativa de ley se tendrían que meter con los pequeños estudios, las grandes compañías discográficas y toda la cadena de distribución", dijo a la Agencia Alemana de Prensa (dpa).

Este tipo de corridos, añadió, son como las bulas papales. "No convierten sino a los convertidos". "Si las canciones infantiles de Cri-Cri convierten a los que las escuchan en ángeles, tendríamos que ponerles a todos canciones de Cri-Cri".

Los narcocorridos, cantados con música de mariachis o grandes tambores, han cruzado ya la frontera con Estados Unidos y existen también en países como Colombia, a donde habrían sido introducidos por narcotraficantes que los conocieron en México.

Hay quienes dicen que los propios capos de la droga pagan para que les compongan canciones, pero -según Astorga- "lo cierto es que estos casos son los menos. Los más son corridos espontáneos que versifican historias al alcance de una gran parte de la gente".

Algunas bandas graban en estudios chicos, pero otras trabajan con compañías como Sony Music o Fonovisa. Por línea general las letras utilizan "claves" para referirse a la droga o al narcotráfico, como "contrabando", "negocio", "carga blanca" o "de la fina".

"Voy viendo que alguien nos sigue / ya sabes lo que hay que hacer / saca pues tu metralleta / y hazlos desaparecer", cantan Los Tigres del Norte en "La camioneta gris".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores