Novelistas policiales se evaden de violenta realidad

Varios escritores que participan en la Semana Negra de Gijón y que desarrollan su profesión en entornos criminales defendieron su "pasión literaria" como válvula de escape a la realidad de violencia en la que viven.

10 de Julio de 2001 | 11:57 | EFE
GIJON, España.- Varios escritores que participan en la Semana Negra de Gijón y que desarrollan su profesión en entornos criminales defendieron su "pasión literaria" como válvula de escape a la realidad de violencia en la que viven.

Esta fue una de las conclusiones de una mesa redonda celebrada hoy en el marco del festival multicultural de la Semana Negra, que se desarrolla en la ciudad norteña de Gijón, y que estuvo integrada por el policía siciliano Piergiorgio di Cara; el fiscal de San Petersburgo Yelena Topilskaya, la juez danesa Lars Kjaedegard y los militares ruso Nikita Filatov y argelino Mohamed Moulessoul.

Todos ellos se convierten al llegar a su casa en escritores de novela policiaca para evadirse de la realidad que les rodea.

Con ese objetivo compartido, Di Cara, agente antimafia de Palermo, recordó que dos de sus sueños eran "ser policía y escritor", lo primero por la violencia que marcó su vida cotidiana, y lo segundo "para poder contarla, tal y como es, huyendo de los estereotipos heroicos del cine".

El agente apuesta en sus series de cuentos por unos protagonistas normales que se enfrentan al crimen organizado, y huye de recrearse en "el espectáculo de la violencia".

Por esa normalidad también apuesta el juez de paz danés Lars Kjaedegard, quien reconoce que vivir en una sociedad democrática le permite tomar sólo algunos detalles de la vida real, para luego escribir sus libros basados en la ficción.

La dificultad para analizar el crimen es especialmente evidente en la Rusia contemporánea, donde trabajan y escriben Filatov y Topilskaya.

La teniente de la fiscalía de San Petersburgo narró casos reales de investigaciones contra la mafia en la que los policías y jueces corruptos "superan a los imaginados por muchos escritores", y subrayó "la dificultad añadida de ser mujer para realizar este trabajo en un país tan machista como Rusia".

La escritora, que todavía no ha sido traducida al castellano, relató su experiencia personal, en la que "muchas veces escribir es la única forma de cambiar esa realidad que no me gusta".

Filatov compartió los argumentos de sus colegas y fue un punto más allá al explicar que "el escritor de novela negra es distinto al resto porque necesita vivir lo que cuenta, y además lo tiene al alcance de la mano".

Según este escritor, "los policías siempre pierden con los políticos", mientras narró su experiencia al participar en el asalto al Parlamento ruso ordenado por Boris Yeltsin en agosto de hace diez años.

Otra de las mesas redondas celebradas en la Semana Negra, que concluye el próximo día 15, analizó anoche la relación entre Internet y el mundo del libro, algo inevitable según la escritora y periodista española Rosa Montero, quien vaticinó "larga vida a los libros editados en papel".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores