Concluyó 15o. Festival de Cine de Bolonia

Con una copia nueva y completa de "El cuentero" (Il bidone, 1955) de Federico Fellini -que recupera los veinte minutos que el director debió cortar a consecuencia de la mala acogida que tuvo en Venecia la película-, se cerró el 15o. festival del Cine Recobrado de Bolonia.

11 de Julio de 2001 | 16:31 | ANSA
BOLONIA.- Con una copia nueva y completa de "El cuentero" (Il bidone, 1955) de Federico Fellini -que recupera los veinte minutos que el director debió cortar a consecuencia de la mala acogida que tuvo en Venecia la película-, se cerró el 15o. festival del Cine Recobrado de Bolonia.

El certamen, que presenta en copias flamantes sobre todo las obras maestras del cine mudo pero también las de cineastas menores, dedicó espacio este año al cine francés de los años veinte (Jacques Feyder, Jean Epstein, Jacques de Baroncelli, Julien Duvivier, Germaine Dulac y también el brasileño Alberto Cavalcanti con "En rade").

También homenajeó a Lon Chaney, el hombre de las mil caras, al director Rowland V. Lee y al festival de cine maldito de Biarritz que a fines de los años cuarenta fue el primero que se interesó por el cine viejo.

Prosiguiendo con su "Observatorio sobre el cine italiano mudo", el festival presentó una copia nueva de "La grande passione" de Mario Almirante (1922), que es la primera restauración que hace la Cineteca de Bolonia del precioso fondo de la Cinemateca de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) que contiene filmes italianos raros del mudo donados por una mujer que los coleccionaba para copiar los vestidos.

Pero Bolonia no se interesa solo por el cine silente. También los filmes recientes necesitan ser restaurados y muchos deben todavía curarse las heridas sufridas en su momento por la censura.

Tal es el caso de "Il bidone" pero también de "La mujer mono" (La donna scimmia) de Marco Ferreri (1964), con sus tres finales, uno feliz, otro trágico y otro trágico-grotesco, de "El desterrado" (The Exile) de Max Ophuls (1947) del que se ha recuperado el final melancólico del director, y de "Estas buenas mujeres") (Les bonnes femmes) de Claude Chabrol (1960) con los diez minutos cortados por el productor.

A veces también hay que restaurar lo restaurado como ha pasado con "L'Atalante" de Jean Vigo (1934) donde la Gaumont acaba de enmendar la versión completa que había hecho apenas diez años atrás y que era filológicamente criticable (le habían agregado escenas que el mismo director había cortado).

A veces también hay que restaurar el honor perdido de una actriz como pasó con la italo-argentina (aunque sólo vivió en Buenos Aires los primeros meses de vida) Maria Denis que fue difamada como colaboracionista en 1946 y obligada a abandonar el cine en el momento de su mayor fama.

Bolonia le pidió perdón en nombre de Italia a esta vivaracha señora de 85 años que todavía se pregunta porque nadie se molestó en averiguar la verdad antes de condenarla sin pruebas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores