Ciencia ficción hispana reivindica derecho a su propio futuro

La jornada de hoy en la Semana Negra de Gijón estuvo centrada en la literatura de ciencia ficción en castellano, con la presencia de escritores españoles, argentinos, cubanos y mexicanos que reivindicaron su derecho a crear su propio futuro desde una visión periférica de la tecnología.

11 de Julio de 2001 | 16:38 | DPA
GIJON, España.- La jornada de hoy en la Semana Negra de Gijón estuvo centrada en la literatura de ciencia ficción en castellano, con la presencia de escritores españoles, argentinos, cubanos y mexicanos que reivindicaron su derecho a crear su propio futuro desde una visión periférica de la tecnología.

En palabras del mexicano Mauricio Schwarz: "La visión hispanoamericana del futuro la necesita el mundo como parte de su corpus literario. Los países hispanos no somos generadores de tecnología y por eso hemos estado tal vez a la cola de la ciencia ficción, pero sí somos sus usuarios inmediatos".

Por ello, escritores como la argentina Angélica Gorodischer, los españoles Rodolfo Martínez y Elia Barceló y el cubano Vladimir Hernández comenzaron a elaborar visiones del futuro propias.

"Desde hace unos años nos pusimos a pensar que los astronautas tal vez no debían llamarse Johnson o Kirilenko, sino González o Pérez, y pensar como la gente que conocemos", explicó Schwarz, en referencia al tradicional dominio anglosajón y, en menor medida, ruso, dentro del género futurista.

Aunque todavía la ciencia ficción sobre todo estadounidense sigue siendo la que mejores ventas consigue en España o Latinoamérica, poco a poco estos autores van labrándose un hueco merced a su calidad y al hecho de tocar temáticas, en muchos casos, más cercanas.

Son literatos que, según pusieron de manifiesto en la mesa redonda que compartieron, no tienen complejos de género. "Escribo lo que se me viene en gana y fue ciencia ficción durante un tiempo", explicó por ejemplo Gorodischer.

Elia Barceló, por su parte, señalaba tal vez una de las razones por las que todos se inclinaron por un género a priori marginado: "Es el que te permite una mayor libertad. Siempre que mantengas una coherencia, que estableces tú mismo, puedes incluir lo que quieras".

Y lo que estos escritores desean es presentar un futuro alternativo. "Los latinoamericanos, por ejemplo, podemos asumir mejor que nadie los futuros presentados por el ciberpunk", apuntó Vladimir Hernández.

El ciberpunk es la tendencia más moderna y tecnológica del género, que presenta futuras ciudades de aire oscuro emparentando ciencia ficción y novela negra. "Las ciudades ciberpunks son Caracas y Ciudad de México, no Los Angeles", remachó el moderador de la mesa, el también cubano Justo Vasco.

Antes que esta batería de soñadores en lengua española, uno de los puntales del fantástico estadounidense, George R.R. Martin, ofreció su visión sobre el próximo crecimiento de la ciencia ficción y la fantasía en todo el mundo: "La película sobre El señor de los anillos que será estrenada este año puede abrir la puerta para muchas otras producciones fantásticas, aunque ya veremos si de calidad o no".

Martin admitió que el flujo de la ciencia ficción mundial sigue siendo unidireccional (de Estados Unidos sólo hacia fuera) e insistió en su interés en que se publicaran traducciones de obras latinoamericanas, algo que se producirá en el inmediato futuro con la traducción de obras de Gorodischer y Barceló.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores