El fin de un mito: la actriz Brigitte Bardot cumple 70 años acusada de xenófoba

Aquella muchacha de inocencia natural y cuyos rasgos sirvieron de modelo para el busto de Marianne, el símbolo nacional de Francia, se ha convertido en una mujer solitaria.

PARÍS.- Hubo una época en que Brigitte Bardot fue noticia por su impactante atractivo y su erótica sensualidad, pero en la actualidad es noticia tras haber sido condenada por incitación a la xenofobia. El mito BB, tal como se denominó en determinada época a la sexsymbol, comenzó a desmoronarse cuando en 1973, a los 39 años, dejó el cine y se retiró a su mansión "La Madrague", en Saint-Tropez.

Allí sigue viviendo BB, que el martes próximo cumplirá 70 años, en compañía de perros y gatos. Continuamente llama la atención con sus declaraciones y publicaciones hostiles contra homosexuales, la izquierda francesa, indigentes sin hogar e inmigrantes ilegales, que convierten iglesias en "pocilgas".

Aquella muchacha de inocencia natural y cuyos rasgos sirvieron de modelo para el busto de Marianne, el símbolo nacional de Francia, se ha convertido en una mujer solitaria y amargada. Fue víctima de la fama y como defensora activa de los animales ha hecho de la lucha contra el abuso de ellos su razón de vida.

"Si existiese algo que pudiese hacer para que el comportamiento entre las personas cambiase, lo haría. Pero mientras no pueda, seguiré con los animales", señaló en cierta ocasión.

Ya a principios de los 60 intentó evadir el revuelo que se generaba a su alrededor y a los 26 años intentó suicidarse. "Nunca quise ser actriz. Mi sueño era ser bailarina", reconoció más tarde la chica de buena familia, que estudió arte y danza.

En el "cruel" mundo del cine, la intrudujo el realizador Roger Vadim, quien llegó a ser también su marido. El fue quien supo detectar el "potencial de estrella" de Bardot. En unos pocos años la convirtió en la estrella de cine más popular de Francia y no dudó en impulsar su carrera con algún que otro escándalo y escenas de desnudos. Al parecer, el padre de la artista dijo entonces: "¿Qué puedo hacer? El está haciendo de ella una mujerzuela, tanto si se casa con ella como si no".

Bardot alcanzó la fama internacional en 1956 con la película "Y Dios creó a la mujer". No obstante, aun cuando demostró su talento para la comedia en "Babette s’en va-t-en guerre" (1959) o que podía encarnar personajes de carácter, como en "Vie Privée" (1961) y "La Verité" (1960), no pudo evadirse al mito de ser BB, que representa a una mujer de curvas bien proporcionadas, un mito que ella reforzó con canciones en parte provocativas de Serge Gainsbourg como "Bonnie and Clyde" y "Harley Davidson". Con motivo de su cumpleaños se ha lanzado un CD, "Best of Bardot", con algunos de estos éxitos mundiales.

Como vampiresa de encanto natural, Bardot, con su cola de caballo y su corta faldita, estuvo al frente de la evolución social y la influenció. Ella se convirtió en una imagen a imitar de toda una generación que quería acabar con la moral almidonada de años anteriores aun cuando Brigitte Bardot nunca se quiso identificar con el papel de "seductora".

Pese a todas las libertades que se tomó, en el fondo fue leal a su educación ultraconservadora. Tras su matrimonio en 1992 con el empresario francés Bernard d’Ormale (un amigo de Jean-Marie Le Pen, líder del ultraderechista Frente Nacional), Bardot entró en terreno político pese a que ella siempre dijo que "políticamente no se sentía ligada a ninguna sigla".

Bardot dio la espalda a la actuación porque se hartó de su papel de estrella. En su libro "Un grito en el silencio" escribe: "¿El éxito en la vida consiste en ser famoso? ¿Consiste en ser adorada, reconocida e idolatrada? (...) El éxito es pasajero, la caída irrevocable".
DPA
Domingo, 26 de Septiembre de 2004, 09:33
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion